A.Vogel Blog
 

A.Vogel blog

Información sobre los beneficios de la planta medicinal fresca para la salud.

El aceite de hipérico y sus propiedades cicatrizantes

Por Equipo A. Vogel, el 29 octubre 2015, Plantas medicinales
El aceite de hipérico y sus propiedades cicatrizantes
¿Te ha gustado?

El aceite de hipérico o aceite de hierba de San Juan destaca por sus propiedades cicatrizantes. Un estudio publicado en el último número de la revista Evidence-based complementary and alternative medicine asegura que el aceite elaborado con esta planta medicinal tiene la capacidad de mejorar la regeneración de tejidos ya que propicia la proliferación de fibroblastos, la síntesis de colágeno y la revascularización.

Debido a sus propiedades antiinflamatorias, antisépticas, antibacterianas y cicatrizantes, el aceite de hipérico ayuda a sanar rozaduras, heridas, ampollas, golpes o descamaciones por lo que es imprescindible en cualquier botiquín. Sin embargo, hay que tener cuidado con su aplicación y evitar usarlo si se va a tomar el sol, ya que produce fotosensibilidad.

La hierba de San Juan (hypericum perforatum) es un arbusto nativo de Europa aunque también se encuentra en los suelos secos de los caminos, en las praderas y en los bosques de Estados Unidos y Canadá. Hoy en día, también se cultiva en Australia, país que genera el 20% de la producción mundial.

Los pétalos de la flor son de color amarillo dorado, con pequeñas motas negras en sus bordes. El apelativo latino perforatum se debe a las pequeñas perforaciones -en realidad son bolsas de aceite esencial- que pueden verse al trasluz en cada una de las hojas de esta planta medicinal.

cicatrizante-natural-hiperico-avogel

Hierba militar

El uso medicinal de esta planta se remonta a los antiguos griegos ya que el célebre Hipócrates registró el uso médico de las flores de la hierba de San Juan y lo recomendaba como remedio refrescante y antiinflamatorio. El hipérico es conocido como la hierba de San Juan porque florece alrededor del 24 de junio, festividad de Juan el Bautista.

Debido a su capacidad de sanar heridas, es conocido como el antibiótico de la Edad Media, ya que se utilizaba para curar las consecuencias de las batallas. En el siglo XVI era conocida como la hierba de las heridas y años más tarde se popularizó como la hierba militar porque se empleaba en emplastos para acelerar la cicatrización.

Compártelo en:

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos obligatorios marcados *

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada

Por favor escriba los carácteres que aparecen en la imagen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más
Biotta Balance, el jugo que te equilibra

Se acercan las vacaciones o ya muchos estáis disfrutando de ellas y, aunque suele ser una etapa de disfrute y...

Cerrar