A.Vogel Blog
 

A.Vogel blog

Información sobre los beneficios de la planta medicinal fresca para la salud.

Cambios menstruales en la menopausia

Por Maria Tutusaus, el 5 febrero 2019, Menopausia
Cambios menstruales en la menopausia
3.7 (74.29%) 7 opiniones

La capacidad reproductiva de la mujer tiene dos periodos clave: la pubertad, que culmina con la aparición de la primera regla (menarquia), y el climaterio, que da fin a la etapa reproductiva de la mujer con el fin de la menstruación (menopausia).  Durante ambos procesos, el cuerpo de la mujer presenta cambios hormonales (estrógenos y progesterona), responsables últimos de la aparición y la desaparición de la regla.

El climaterio es un periodo largo de tiempo que se estructura en tres fases: premenopausia, perimenopausia y postmenopausia. La primera fase se caracteriza por la transición del periodo fértil a la menopausia, se manifiestan los cambios hormonales y empiezan irregularidades en el ciclo menstrual, entre otros síntomas como la aparición de los sofocos y una cierta variabilidad del estado emocional. Comprender que se trata de un periodo fisiológico y natural y conocer sus causas, nos ayudará vivir esta etapa con más tranquilidad y naturalidad.

Entender nuestro ciclo menstrual para comprender el presente

Cuando nace una mujer, sus ovarios tienen un número determinado de ovocitos. A partir de la pubertad, madurará uno cada mes y será expulsado a las trompas de Falopio como un óvulo listo para ser fecundado, dando paso a la preparación del útero y del endometrio por si hay fecundación poder acoger el embarazo. En caso de no haber fecundación el útero se deshará del óvulo y los restos del endometrio. Todo este proceso está orquestado por una serie de hormonas que serán las encargadas de activar las diferentes fases:

· Fase folicular: Se inicia el primer día de regla, momento en el que los estrógenos tienen una actividad muy baja. Irán aumentando un poco cada día hasta llegar a unos niveles que estimulen la acción de una hormona llamada foliculoestimulante, que manda una señal desde el cerebro hasta el ovario para activar la maduración del futuro óvulo, y de la hormona luteinizante, que ordenará su expulsión. Este proceso dura una media de 15 días.

· Fase ovulatoria: A partir del momento en el que el ovario expulsa el óvulo, éste transitará durante más o menos 3 días por las trompas de Falopio para ser fecundado.

· Fase lútea: es la tercera parte del proceso y entra en juego la progesterona que, junto con los estrógenos, prepararán el entorno para la anidación del óvulo fecundado. En caso de que haya fecundación, los niveles de estas dos hormonas se mantendrán elevados para notificar al cuerpo que no debe producir más óvulos. Si, por el contrario, el óvulo no se encuentra con ningún espermatozoide, habrá una caída en los niveles de estas hormonas y el útero percibe que debe deshacerse del “nido” que ha preparado. Destinará unos 10 días en concluir este proceso dando paso a la regla.

El porqué de los cambios menstruales en el climaterio

Muchas de nosotras pensamos que cuando tenemos la primera falta ya ha finalizado todo el proceso, pero en general la menopausia no se confirma hasta estar 12 meses sin ninguna regla. Durante esta transición es normal notar irregularidades y cambios en el sangrado o el ritmo.

Como hemos visto, el ciclo menstrual es parte de una cascada hormonal en la que los estrógenos y la progesterona juegan un papel fundamental e, igual que en un dominó, si una pieza se cae hay un efecto en todas las demás. En el momento que las reservas de ovocitos se agotan, disminuirá la actividad de las hormonas implicadas en el ciclo reproductivo. Este proceso tarda un tiempo, pues los niveles hormonales no caen de golpe y el cuerpo sufre una serie de altibajos hasta que consigue establecer un nuevo equilibrio.

Desajustes comunes y cuándo debemos consultar a un profesional de la salud

Si bien las alteraciones en el ciclo menstrual pueden ser comunes durante la menopausia, hay algunos casos que deben ser valorados por profesionales de la salud para descartar cualquier problema.

En el caso de la menopausia, algunos motivos de consulta podrían ser:

· Cuando aparecen síntomas e irregularidades en el ciclo menstrual antes de los 45 años.

· Cuando los síntomas del climaterio sean muy exagerados o vayan acompañados de otras molestias, para descartar posibles anemias o depresiones.

· Cuando superados los 12 meses sin menstruación vuelva a aparecer un sangrado vaginal.

Típicos desajustes en el ciclo menstrual durante el climaterio

· Periodos más fuertes: si los niveles de estrógenos están por encima de la progesterona, puede darse paso a ciclos con una mayor cantidad de flujo. Si es tu caso, refuerza la dieta con alimentos ricos en hierro. En caso que el sangrado sea exageradamente fuerte o si hay hemorragias durante 24 horas, es importante que acudas a un profesional.

· Alteraciones en el ritmo: tanto los retrasos del periodo como los periodos más cortos son completamente normales, ya que son una reacción a la caída de la actividad hormonal de tu cuerpo. Al fin y al cabo, estás llegando a la menopausia (última regla). En caso de tener periodos muy seguidos debes estar atenta y consultárselo a un profesional, aunque puede ser un síntoma común es recomendable notificarlo para descartar cualquier otra causa.

· Irregularidades o sangrados entre periodos: si hay una caída de estrógenos o progesterona, el cuerpo cree que ha llegado el momento de deshacerse de un óvulo no fecundado y hay pequeñas pérdidas. De entrada, puede ser una reacción normal, pero si tienes pérdidas muy seguidas o dolor, es recomendable notificárselo a tu médico o enfermera.

· Aumento de calambres y dolores menstruales: la caída de los niveles de magnesio – típico en la menopausia– puede aumentar este síntoma. Enriquece tu dieta o añade algún suplemento con aporte de magnesio, probablemente este síntoma disminuirá.

· Cambios en el aspecto y el olor del sangrado: los cambios en el color, el olor y la consistencia de la regla pueden ser algo completamente normal y de entrada no deberíamos preocuparnos. Sin embargo, si empiezas a ver demasiados coágulos, el olor empieza a ser muy desagradable o incluso, si sientes más dolor, deberás comentárselo al médico para que lo revise.

Compártelo en:

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos obligatorios marcados *

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada

Por favor escriba los carácteres que aparecen en la imagen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más
Conoce los beneficios del kéfir

El kéfir es una bebida fermentada originaria de la región del Cáucaso. Se trata de una combinación de bacterias probióticas...

Cerrar