A.Vogel Blog
 

A.Vogel blog

Información sobre los beneficios de la planta medicinal fresca para la salud.

Noviembre, mes de la concienciación sobre la salud masculina

Por Equipo A. Vogel, el 17 noviembre 2017, Plantas medicinales, Salud
Noviembre, mes de la concienciación sobre la salud masculina
¿Te ha gustado?

Cada vez que llega el Día Internacional de la Mujer, el 8 de marzo, muchos son los que aprovechan la ocasión y lanzan al aire la pregunta: ¿Y para cuando un día del hombre? Lo cierto es que esta celebración existe desde hace 25 años, y aunque no es oficial, es una fecha a tener en cuenta por las actividades que se llevan a cabo como la iniciativa de Movember.

El Día Internacional del Hombre se celebra todos los 19 de noviembre en más de 60 países gracias a su creador Thomas Oaster, un profesor de la Universidad de Missouri–Kansas, que lo estableció en 1992 aunque se popularizó de forma global a partir del año 1999. El objetivo de esta idea es, entre otros, resaltar el papel del hombre y su contribución a la comunidad, la familia o la sociedad y abordar temas de bienestar y salud masculina. De hecho, la celebración de este día coincide en mes con Movember, un movimiento en el que los hombres suelen dejarse bigote con el fin de concienciar a la población sobre el cáncer de próstata o de testículos, así como de otras enfermedades mentales, como la depresión.

Con frecuencia, estos problemas de salud pasan inadvertidos entre los varones o no le dan la importancia que realmente tienen. Las mujeres están más concienciadas de que deben realizarse chequeos de forma periódica a partir de cierta edad, autoexplorarse y realizarse mamografías, por ejemplo. Sin embargo, ellos son más reacios a la hora de acudir al médico o solo van cuando sufren grandes molestias, como dificultades al miccionar.

Precisamente, hablar de problemas de próstata  es, para muchos, un tema tabú, ya sea por vergüenza, por falta de información o por miedo a las pruebas que se llevan a cabo en consulta. Es más, según la Sociedad Española de Geriatría y Gerontología (SEGG), solo la mitad de los hombres de más de 50 años acuden a revisiones urológicas anuales. Pero, ¿cuáles son las causas que producen esas dificultades al orinar? Las más comunes son la Prostatitis y la Hiperplasia Prostática Benigna (BPH por sus siglas en inglés). La primera de ellas es más frecuente en varones menores de 50 años y, la segunda, a partir de esa edad.

¿Cuáles son las causas que producen esas dificultades al orinar?

La Prostatitis es una inflamación o infección de la glándula prostática. Por norma general, los síntomas que presenta son ardor o dolor al miccionar, ganas de ir al baño con mayor frecuencia, fiebre, cansancio o sangre en la orina, entre otros. Algunos tipos de esta afección son causados por bacterias, otras derivan de una infección urinaria, uretritis –irritación de la uretra– o epididimitis –hinchazón del epidídimo, conducto que conecta el testículo con los vasos deferentes–.

En los hombres mayores de 50 años, la patología más común es la Hiperplasia Prostática Benigna (BPH) o agrandamiento de la próstata. Casi todos los varones experimentan este aumento, a medida que van envejeciendo. Este incremento puede oprimir la uretra, estrechándola de tal forma que obstruya la salida de la orina. Entre los síntomas encontramos el flujo débil al miccionar, evacuaciones prolongadas con ardor al finalizar, goteo o nicturia –levantarse varias veces durante la noche para ir al baño–.

La dificultad para orinar puede venir derivada de otros problemas, como una infección urinaria, una reciente cirugía, la ingesta de determinados fármacos –como algunos utilizados para la gripe o la congestión nasal– o, incluso, una paruresis o síndrome de la vejiga tímida –un trastorno psicológico que se caracteriza por la incapacidad para miccionar en baños públicos, ante la posible presencia de otra persona en la misma estancia–.

Fitoterapia pensada para el hombre

Para facilitar la micción, existen plantas medicinales como el Sabal serrulata, también conocido como palmito americano, del cual se elaboran preparados fitoterápicos a base de extracto de  sus frutos frescos.

Se trata de una palmera enana originaria de las zonas costeras del sur de América del Norte. Su uso terapéutico se remonta a los indígenas de esta zona y a los frutos de la planta le atribuían propiedades diuréticas, calmantes y reconstituyentes. En la actualidad, su empleo para aliviar los trastornos del tracto urinario está autorizado por la Agencia Europea del Medicamento. Incluso varios estudios han comprobado que mejora la calidad de vida y los síntomas de pacientes con problemas de próstata.

Compártelo en:

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos obligatorios marcados *

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada

Por favor escriba los carácteres que aparecen en la imagen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más
La naturaleza contribuye a mantener la salud de la mujer

A lo largo de la vida, las mujeres vivimos diferentes e importantes etapas, como por ejemplo la menopausia, una vivencia...

Cerrar