A.Vogel Blog
 

A.Vogel blog

Información sobre los beneficios de la planta medicinal fresca para la salud.

Cuidarse en verano sí es posible

Por Equipo A. Vogel, el 14 julio 2017, Salud

Aunque siempre se habla de la operación bikini cuando empieza la primavera, pensando en perder unos kilos de cara al inicio del verano, la verdad es que durante la época estival también se pueden poner en práctica buenos hábitos para llevar una alimentación más saludable. Bien es cierto que el esfuerzo es mayor, ya que existen tentaciones como el tinto de verano o cerveza en la playa, la paella en el chiringuito o los helados durante los paseos nocturnos. Por eso, desde A.Vogel os traemos esta serie de recomendaciones para cuidarse y adelgazar, o al menos mantenerse, durante la estación más calurosa del año

· Hidrátate

El agua es la bebida más eficaz para hidratarse. Es importante aumentar su consumo en estos meses, ya que en verano, debido a las altas temperaturas, se pierden más líquidos al sudar más. Asimismo, cuanta más se bebe, más toxinas se liberan. Se pueden tomar infusiones frías como el té verde, muy diurético, o jugos puros de frutas y verduras, como los  jugos Biotta, que favorecen la hidratación y aportan vitaminas y minerales que evitan sentir la sensación de hambre. Es recomendable olvidarse de las bebidas carbonatadas y, sobre todo, del alcohol, ricos en azúcares y en calorías.

· Aprovecha las frutas de temporada

Melón, melocotón, sandía, cerezas, ciruelas, algunas variedades de jugosas peras… En esta época del año existe mucha variedad de frutas. Son alimentos bajos en calorías y, por su alto contenido en agua y sus propiedades fitoquímicas, actúan como diurético natural, favoreciendo la función renal y ayudando a limpiar el organismo. Además, sacian mucho y frenan esa necesidad de seguir comiendo. Por ello, comer fruta antes de empezar una comida nos ayudará a ingerir menos alimentos con más aporte calórico.

sandia

· Ejercítate

Hay que mantener una actividad física, a ser posible, diaria. En esta época cuesta más salir a hacer deporte, por eso es importante encontrar aquél con el que más se disfrute, pero evitando salir en las horas más calurosas del día. La natación o la bicicleta son perfectos para quemar grasas. Si se tiene la suerte de estar cerca del mar, los deportes de playa son una gran opción, debido a que el agua y la arena tonifican mejor los músculos, al realizar un mayor esfuerzo. Del mismo modo, los paseos nocturnos son un acierto, sobre todo después de cenar, ya que se quemarán las últimas calorías ingeridas.

· Hazte fan del verde

Se recomienda comer gran cantidad de hortalizas y verduras frescas. Las ensaladas son un buen aliado, como las de legumbres –ricas en fibra, proteína vegetal e hidratos de carbono–, o de las de pasta, quinoa, etc. Pero ojo, cuidado con las llamadas “ensaladas trampa”, que llevan salsas, picatostes, etc., y pueden llegar a aportar más calorías que, por ejemplo, una hamburguesa.

· Apuesta por comidas refrescantes y sanas

A partir de verduras crudas se pueden preparar recetas como el gazpacho, desde el clásico con tomate y pepino, hasta las nuevas versiones con sandía, remolacha, algas y soja, etc. Otro plato muy apetecible en verano es el salmorejo. Además, éste tiene su versión light, sustituyendo el pan por calabacín o manzana para espesar sin perder sabor. Así, se disfruta de almuerzos ricos, nutritivos y frescos para combatir el calor.

Jugo detox para el verano

· Haz cinco comidas diarias

Es fundamental no pasar hambre para no picar entre horas. Pero si se siente apetito, las infusiones diuréticas, como té verde o cola de caballo, son una buena elección. Otras alternativas son el cardo mariano o el boldo, que se pueden encontrar como preparados fitoterápicos de planta fresca, que favorecen la eliminación de líquidos, depuran el hígado y alivian la hinchazón abdominal. También, es importante tener a mano snacks bajos en calorías, como zanahorias, pepinillos en vinagre, apio y, aunque en muy poca cantidad porque son muy nutritivos, frutos secos sin tostar ni salar.

· Despídete del azúcar

Este alimento es el peor enemigo para perder peso. Lo mejor es no tener en la despensa productos que contengan azúcar, como el chocolate con leche, bollería industrial o helados, para no sufrir tentaciones. Y si vas a añadir azúcar a algún plato, mejor sustituirlo por miel, endulzando de forma más natural. Poco a poco, incluso irán desapareciendo las ganas de comer dulces.

Tómate tu tiempo para comer, mastica bien cada bocado y procura comer en buena compañía. Lo más importante es tener claro que las prisas no son buenas, ni para comer ni para adelgazar, y no se puede pretender adelgazar en pocos días el peso cogido en varios meses. Por eso, las llamadas dietas milagro no son recomendables, debido a su desequilibrio en la composición de los alimentos. Lo principal es mantener y adquirir unos buenos hábitos alimentarios, sin abandonarlos el resto del año.

Comer despacio y masticar bien es uno de los buenos hábitos que nos permitirá disfrutar más de los alimentos, comiendo menos cantidad. Además si lo hacemos con buena compañía disfrutando de una buena conversación, tendremos la mente ocupada en algo más que comer.

Receta A.Vogel: Bebida refrescante de limón y menta –

limonada con menta

Ingredientes
3 limones grandes  200 ml de infusión de estevia para endulzar,, y así nos ahorramos el azúcar
2 brotes grandes de menta 1 litro de agua

Exprimir los limones, mezclar con la infusión de estevia, ya fría, y con el agua. Añadir los dos brotes de menta que dejaremos macerando durante 2 días y luego retiraremos. Guardar en nevera. Consumir en máximo 7 días.

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos obligatorios marcados *

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada

Por favor escriba los carácteres que aparecen en la imagen

Leer más
Consejos para vencer al insomnio en verano

Tres de cada cuatro españoles duermen peor en la época de verano, según una encuesta realizada por el Centro de...

Cerrar