A.Vogel Blog
 

A.Vogel blog

Información sobre los beneficios de la planta medicinal fresca para la salud.

¿Sabemos cómo tomar el sol?

Por Equipo A. Vogel, el 18 julio 2018, General, Salud
¿Sabemos cómo tomar el sol?
5 (100%) 1 opinione

Estamos en pleno verano y la imagen ahora es la de playas y piscinas repletas de personas tomando el sol. Si bien es cierto que es necesario hacerlo durante todo el año para favorecer la producción de vitamina D, es en la temporada estival cuando nos preocupamos más por hacerlo, sobre todo para conseguir un buen bronceado. Sin embargo, no siempre se siguen una serie de cuidados para evitar los peligros de la exposición solar, como las quemaduras o manchas en la piel.

 Cómo tomar el sol sin peligro para la piel  

Tomar el sol siempre ha estado rodeado de mitos que año tras año se ha ido desmitificando. El último de ellos tiene que ver sobre cuándo se debe aplicar la crema solar. El Laboratorio de Fotobiología y Dermatología de la Universidad de Málaga (UMA) ha comprobado que los fotoprotectores o cremas solares empiezan a hacer efecto apenas cinco minutos después de aplicarse. Lo que desmiente la creencia de que la eficacia de las mismas se conseguía aplicándolas media hora antes de la exposición al sol.

En A.Vogel queremos que el verano sea lo más saludable posible y, para ello, hemos recogido las principales dudas sobre cómo tomar el sol para aclararlas y poder disfrutar de los rayos solares  de forma responsable sin que pase factura a nuestra salud.

· ¿Si utilizo crema solar puedo estar mucho tiempo al sol?

La eficacia de los fotoprotectores decrece pasado un cierto tiempo, por eso se recomienda aplicarla cada dos horas, siempre teniendo en cuenta que el Factor de Protección Solar (SPF) nos indicará el tiempo que podemos estar expuestos. Ese tiempo se obtiene de multiplicar el SPF por el tiempo que podemos permanecer cada uno sin quemarnos. Por ejemplo, si una persona se quema en 5 minutos, un fotoprotector de 10 va a permitirle estar al sol 50 minutos sin quemarse. Cuanto más clara tenemos la piel, más alto deberá ser el factor a utilizar, entre 40 y 50. También conviene que sea alto en aquellas personas que tengan una piel sensible, como es el caso de los niños o personas mayores.

En este sentido, un trabajo de la Universidad Politécnica de Valencia determinó que una persona con fototipo III, con la piel de color intermedia, común entre la población española, no debe estar expuesta al sol durante el mes de julio más de 29 minutos para evitar quemaduras.

· ¿Podemos quemarnos con el cielo cubierto?

Las nubes permiten atenuar los rayos UV, pero la radiación difusa también puede ser tan intensa como para quemarnos la piel, salvo que las nubes sean bajas y gruesas. La radiación solar siempre está presente y tenemos que estar protegidos para evitar quemarnos, de hecho suele ser en los días nublados cuando se producen la mayor parte de las quemaduras al no aplicar protección frente al sol.

· ¿Podemos tomar el sol durante todo el día?

Es importante tener en cuenta que, aunque nos apliquemos una crema con protección solar, debemos evitar las horas centrales del día puesto que la radiación ultravioleta (UV) es más alta. Por ello, se recomienda no exponerse al sol entre las 12 y las 17 horas, ni hacer exposiciones prolongadas. La Academia Española de Dermatología y Venerología (AEDV) advierte de que las tasas de quemadura solar en los adolescentes, superan el 80% y más del 30% tienen tres o más en el verano, precisamente porque tienen mayor tendencia a exponerse en las horas centrales del día para ponerse morenos­­­.

· ¿La radiación solar solo nos afecta a la piel?

A pesar de que la piel es el órgano más expuesto a la radiación ultravioleta y en el que son más visibles sus efectos, también los ojos se pueden ver afectados. Los rayos UV pueden propiciar la aparición de cataratas y degeneración macular. Por ello será preciso el uso de gafas de sol homologadas con protección, así como sombreros de ala ancha o gorros para bloquear la llegada de luz solar a los ojos.

· ¿Si no sentimos calor, no nos quemamos?

Los rayos UV no se sienten como el calor ya que nuestra piel los absorbe a través de sus capas más externas. Cuando sentimos calor, éste es provocado por la radiación infrarroja, no ultravioleta. En cualquier caso, sí que existen unos signos que nos avisan de que nos estamos quemando como consecuencia de la reacción inflamatoria de la piel. Los más comunes son el picor, enrojecimiento o sensación de ardor.

· ¿Si estamos bronceados no necesitamos protección?

El bronceado es una reacción de nuestra piel a la exposición UV que no protege de sus efectos. Es decir, nos podemos quemar y sufrir el daño de la luz solar en nuestra piel. Aunque estemos bronceados o tengamos la piel morena deberemos usar cremas con SPF.

· ¿Mientras nos bañamos no nos podemos quemar?

El agua puede reflejar también los rayos ultravioleta, por lo que dentro del mar o la piscina resulta fácil quemarse si no nos protegemos. Además, la radiación puede penetrar hasta un metro por debajo del mar. Por tanto, utilizaremos una crema de protección solar resistente al agua y procuraremos aplicarla de nuevo una vez hayamos salido al exterior.

Algunos productos de A.Vogel guardan las propiedades de las plantas medicinales que ayudan a cuidar nuestra piel. Por ejemplo, la Crema Bioforce con aceites vegetales extractos de planta fresca, o la Crema Symphytum, a base de extracto de consuelda fresca (Symphytum officinale); favorecen la hidratación de la piel después de habernos expuesto a los rayos solares. También, para cuidar nuestra piel desde dentro, el Aceite de germen de trigo de A.Vogel posee un alto contenido en vitamina E natural, que actúa como antioxidante para paliar los daños causados por el sol en la piel. Por último, Biotta zanahoria es nuestro jugo puro que, por su contenido en beta-caroteno, te ayudará a optimizar la piel para la exposición solar.

Recuerda que lo más importante es estar prevenidos y protegernos para poder disfrutar del sol sin peligros para nuestra piel. No sólo hay que cuidar la piel desde el exterior con cremas o productos con SPF. También es importante cuidarla desde dentro con un alimentación saludable y una vida sana.

Compártelo en:

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos obligatorios marcados *

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada

Por favor escriba los carácteres que aparecen en la imagen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más
El calcio, fundamental para nuestros huesos

El calcio es un elemento químico fundamental para el cuerpo humano. De hecho, es el mineral del que mayor cantidad...

Cerrar