A.Vogel Blog
 

A.Vogel blog

Información sobre los beneficios de la planta medicinal fresca para la salud.

Aprender a controlar los sofocos durante el climaterio 

Por Equipo A. Vogel, el 14 diciembre 2018, Menopausia
Aprender a controlar los sofocos durante el climaterio 
4 (80%) 6 opiniones

¿Sabías que el 80% de mujeres experimentan sofocos en grado variable en algún momento del climaterio? Además, de acuerdo con la misma encuesta realizada por la Asociación Española para el Estudio de la Menopausia (AEEM), el 51% de las mujeres señaló los sofocos como uno de los síntomas que más le afectaban. Así que no es de extrañar que se conviertan en uno de los síntomas más comunes (¡y temidos!).

El climaterio es el periodo antes, durante y después de la menopausia y suele durar entre 10 y 15 años, aunque en algunos casos se puede alargar un poco más. Como ya sabemos, los cambios hormonales que vivimos durante esta etapa, y más concretamente, la disminución de los niveles de estrógenos son los principales causantes de los sofocos. Sin embargo, si analizamos las situaciones, la frecuencia y la intensidad con la que se manifiestan podremos aprender a controlarlos un poco más, ya que situaciones de estrés, el cansancio o la deshidratación pueden desencadenarlos.

Los sofocos, las sudoraciones nocturnas y el sistema nervioso

A parte de los cambios hormonales hay otras causas que provocan sofocos, o al menos que pueden aumentar su intensidad y frecuencia.

A lo largo de nuestra vida, cuando estamos estresadas, tenemos miedo, o nos encontramos en una situación bochornosa, sentimos sudores y nos ponemos rojas. El encargado de despertar estas reacciones es el sistema nervioso que, durante el climaterio, puede estar sobreestimulado por todo el cóctel de cambios que vivimos.

Las 5 situaciones típicas de la menopausia que provocan los sofocos y están vinculadas a una reacción del sistema nervioso son:

  • La ansiedad: es uno de los síntomas más típicos de la menopausia. No entender los cambios que suceden en nuestro cuerpo, sumado a que nos encontramos en una etapa de nuestra vida en la que estamos bastante ocupadas durante el día y a menudo sentimos que no llegamos a todo, nos causa estrés y ansiedad.
  • Las bebidas o ingredientes estimulantes como la cafeína, el alcohol, las bebidas carbonatadas, o incluso la sal (la cual afecta a la tensión), activan el sistema nervioso y lo estimulan, pudiendo llegar a provocar sofocos en los 10-15 minutos posteriores a su ingesta.
  • Niveles bajos de azúcar en sangre o la presión sanguínea baja, pueden estar causados por desórdenes en nuestros  horarios de comidas.
  • Beber poca agua.
  • La falta de magnesio: el sistema nervioso funciona prácticamente gracias al magnesio. La caída de estrógenos puede interferir en su absorción y disponibilidad, por lo que nuestro sistema nervioso responderá estresándose.

“Mi diario de sofocos”: tú guía para controlar los sofocos

En el post de hoy te proponemos elaborar “Mi diario de sofocos”, es tan sencillo como apuntar en una libreta el día y la hora en la que tenemos un sofoco y escribir también las circunstancias que lo han acompañado. Por ejemplo, debes fijarte y apuntar si ese día has dormido mal, te has saltado alguna comida, has tomado demasiado café, has tenido  una reunión importante y por tanto has estado  algo nerviosa…

Pasadas unas semanas puedes hacer un repaso y seguramente encontrarás que hay un patrón que se repite cuando tienes sofocos. Este análisis te permitirá saber qué los desencadena o los intensifica y trabajar para evitar estas situaciones. Por ejemplo, si coincide que el sofoco lo has tenido un día que has tomado más bebidas estimulantes de lo habitual, seguramente evitando este tipo de bebidas tendrás menos sofocos o reducirás su intensidad.

Salvia officinalis, la planta medicinal para los sofocos

A parte de todo lo que puedas incorporar en tu día a día para evitar la aparición de los sofocos, a veces es necesario ayudarnos con algún complemento o medicamento que nos ayude a aliviarlos.

Uno de los mejores remedios son aquellos elaborados a base de Salvia officinalis fresca. La salvia contribuye a moderar la sudoración excesiva y la aparición de sofocos durante la menopausia. A los pocos días de empezar a tomarlo ya podemos notar sus efectos y además es de origen natural.

Hay diferentes tipos de sofocos, no hay un sofoco estándar. Cada mujer los siente de una forma distinta, tienen una periodicidad e intensidad diferente y  las causas que los provocan tampoco son las mismas. Por este mismo motivo, existen también otros complementos que aportan una dosis extra de soja o magnesio que pueden ayudar al equilibrio de la mujer en esta etapa.

Compártelo en:

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos obligatorios marcados *

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada

Por favor escriba los carácteres que aparecen en la imagen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más
Conoce los beneficios del kéfir

El kéfir es una bebida fermentada originaria de la región del Cáucaso. Se trata de una combinación de bacterias probióticas...

Cerrar