Cuidados de la piel del frío del invierno

La llegada del invierno afecta a nuestra piel por el frío intenso y el contraste de temperaturas entre el exterior y el interior que deterioran su capa hidrolipídica.

Piel, cabello y uñas

Montse Parada
Montse Parada
@avogeles


11 octubre 2015

En primer lugar, es muy importante la hidratación. Aplica una generosa capa de crema en las manos y la cara varias veces al día. Cremas como Bioforce de A.Vogel con caléndula o la crema Echinacea de A.Vogel con Echinacea y manteca de karité garantizan los nutrientes que la piel necesita.

No olvides aplicarte crema en todo el cuerpo, sobre todo en zonas tan resecas como los codos y rodillas. Y ten en cuenta que es mejor aplicarla por la noche ya que la piel se regenerará mejor.

Además, recuerda que la hidratación también viene del interior por lo que es muy importante beber mucha agua y seguir una dieta equilibrada rica en frutas y verduras para cubrir las necesidades de tu piel.

Cuidado de la piel en invierno

Evita el agua muy caliente en la ducha o al lavarte las manos.  La Academia Española de Dermatología y Venereología recomienda las duchas cortas, con agua tibia y jabones que respeten nuestra piel, ya que el agua muy caliente y los baños prolongados remueven el manto hidrolipídico —  que es la capa protectora de la piel, que sirve para mantener la hidratación de la misma—.

Los labios también son muy delicados. No se deben humedecer con la lengua ya que producen de forma natural una capa fina de grasa y la saliva elimina esta protección. En cambio, utilizar un protector labial hidratante es una buena opción.

Si haces deporte al aire libre, no olvides aplicarte un protector solar. En invierno, y si estás en la nieve, el sol puede ser muy agresivo en las horas centrales del día (de las 12:00 a las 15:00 h.).

Elige tejidos naturales para vestirte como el algodón, que conserva el calor, mantiene la piel seca y permite la evaporación del sudor. Hay que facilitar la transpiración del organismo para evitar que la piel se descame.

Por último, la temperatura de tu casa u oficina no debe superar los 23 grados. Si es posible, hay que contar con un humificador para evitar la sequedad que provoca la calefacción.

Una buena alternativa al humidificador es un recipiente poroso de cerámica situado cerca de la fuente de calor, en el que podemos poner agua y un brote fresco de la planta aromática que más nos guste. Así, además de mantener la humedad, tendremos el ambiente agradablemente perfumado.

Crema Echinacea

Crema para la hidratación diaria de la piel. Formulada a partir de extracto de Echinacea purpurea …
Leer más

Enciclopedia de las plantas

Aquí hemos recopilado información sobre las propiedades y usos tradicionales de las plantas medicinales para dar una visión más profunda del mundo de las plantas.

Leer más

Blog A.Vogel:
natural y saludable

¡Inspiración y consejos de salud para una vida sana!

Ir al blog

Alfred Vogel - Descubra una persona excepcional y fascinante

La Naturaleza nos proporciona todo lo necesario para proteger y mantener nuestra salud

Ver el vídeo