A.Vogel Blog
 

A.Vogel blog

Información sobre los beneficios de la planta medicinal fresca para la salud.

¿Cuáles son los beneficios de la dieta mediterránea?

Por Equipo A. Vogel, el 16 octubre 2018, Salud
¿Cuáles son los beneficios de la dieta mediterránea?
5 (100%) 2 opiniones

La dieta mediterránea es mucho más que un patrón alimenticio, es un estilo de vida saludable. Propia de algunos países mediterráneos -como España e Italia-  aporta numerosos beneficios para nuestra salud, y según un informe de la OMS, contribuye a la prevención de enfermedades cardiovasculares y de la diabetes tipo 2, junto con la dieta nórdica.

Lo más característico de la alimentación mediterránea es el consumo de productos vegetales frescos (frutas, verduras, legumbres y frutos secos) y otros alimentos a base de cereales (pan), el aceite de oliva y el vinagre.

Sin duda alguna, el aceite de oliva es el protagonista de la dieta mediterránea, siendo la principal fuente de grasas saludables –como el Omega 3- de este modelo de alimentación. En España, hay 32 denominaciones de origen protegidas de aceite de oliva para garantizar la calidad de este alimento que, según los dietistas y nutricionistas, es preferible comerlo en crudo.

Por todo ello, no es de extrañarse que la UNESCO haya incluido la dieta mediterránea en la Lista Representativa del Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad. Y desde A.Vogel, con motivo del Día mundial de la alimentación, queremos hablaros de sus beneficios y cómo nos ayuda a mantener la salud.

Beneficios de la dieta mediterránea

Las ventajas de la dieta mediterránea han sido analizadas en varios estudios científicos. Uno de los más recientes, realizado por el Departamento de Epidemiología y Prevención del Instituto Neurológico Mediterráneo (Neuromed), demuestra que es una buena opción alimenticia para los mayores de 65 años pues contribuye a un envejecimiento saludable. Así, los beneficios más importantes de la dieta mediterránea son los siguientes:

· La dieta mediterránea ayuda a mantener la salud del corazón

Muchos de los alimentos que constituyen el estilo de vida mediterráneo poseen propiedades cardioprotectoras. En este sentido, una investigación publicada en European Journal of Heart Failure destaca que la dieta mediterránea reduce un 31% el riesgo de desarrollar insuficiencia cardíaca.

Los alimentos como el aceite de oliva y los frutos secos ayudan a disminuir los niveles de colesterol, gracias a que son fuentes ricas en ácidos grasos monoinsaturados. Asimismo, su contenido en omega 3 y omega 6 contribuye a mejorar la salud cardiovascular.

· Previene la obesidad y el sobrepeso

Siempre que los tomemos de forma moderada, los frutos secos y el aceite de oliva no engordan. Todo lo contrario, nos ayudan a prevenir problemas como el sobrepeso y la obesidad pues, según el estudio Predimed, quienes siguen una dieta mediterránea consiguen bajar de peso y mejorar su salud.

Además, según los autores de este trabajo, el consumo de frutos secos -sobre todo nueces- en dietas hipocalóricas, podrían ayudar a perder peso. Uno de los motivos es el efecto de saciedad que producen, con unas cantidades y unas pautas adecuadas.

· La dieta mediterránea contribuye a regular el tránsito intestinal

La gran cantidad de fruta y verdura, al menos 400 gramos al día, excluyendo las patatas y otros tubérculos, contribuye a regular el tránsito intestinal y a prevenir el estreñimiento ocasional. Esto se debe al aporte diario de fibra dietética y al consumo de cereales integrales, muy beneficiosos para el normal funcionamiento del sistema digestivo.

· Una alimentación mediterránea con efecto antioxidante

Muchas de las frutas y hortalizas típicas de la dieta mediterránea, como la granada o la zanahoria, son ricas en antioxidantes –por ejemplo, los betacarotenos- que protegen al organismo de los radicales libres, causantes de numerosos problemas de salud.

· Favorece la calidad de vida

El estilo de vida mediterráneo está compuesto por costumbres saludables, como tomarse el tiempo necesario para comer o una siesta de 15-20 minutos, que tienen un efecto positivo en la calidad de vida, ya que favorecen el descanso y la desconexión en situaciones de estrés.

La dieta mediterránea, algo de lo que debemos sentirnos orgullosos, es una forma de entender la alimentación y la vida, utilizando productos frescos y locales, disfrutando de la naturaleza y conservando buenas costumbres que no pongan en riesgo nuestra salud.

Compártelo en:

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos obligatorios marcados *

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada

Por favor escriba los carácteres que aparecen en la imagen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más
Molkosan, rico en ácido láctico L(+), para un buen verano

El ácido láctico dextrógiro L (+) aporta numerosos beneficios para la salud digestiva, como el equilibrio y mantenimiento de la...

Cerrar