A.Vogel Blog
 

A.Vogel blog

Información sobre los beneficios de la planta medicinal fresca para la salud.

¿Cómo llevar una vida libre de productos GMO?

Por Equipo A. Vogel, el 10 mayo 2019, Plantas medicinales
¿Cómo llevar una vida libre de productos GMO?
5 (100%) 2 opiniones

Seguro que mientras llenabas la cesta de la compra, has encontrado productos con la frase ‘libre de GMO’ o ‘non GMO’ y te has preguntado qué significa esto. Las siglas GMO significan Genetically Modified Organism que se traduce como Organismo Genéticamente Modificado (OGM, por sus siglas en español ) y hace referencia a todos aquellos organismos vivos a los que se les ha alterado el ADN con técnicas de ingeniería genética.

Este proceso en el que se potencian algunos genes o se incluye un gen de otra especie se lleva a cabo para conseguir, por ejemplo, la resistencia a ciertos pesticidas, la supervivencia ante plagas o para investigar sobre las posibilidades de dichas técnicas.

Sin embargo, muchas personas deciden no consumir alimentos GMO debido a la falta de consenso en la comunidad científica sobre los riesgos que pueden ocasionar en la salud y, también, por los innegables daños que este tipo de cultivos pueden causar en el medio ambiente. Asimismo, la Organización de Consumidores considera que todavía no se disponen de investigaciones que evalúen las consecuencias a largo plazo de estos productos. Además, destacan que la utilización de técnicas de ingeniería genética puede provocar la introducción involuntaria de sustancias tóxicas o de alérgenos en algunos alimentos. Aunque, eso sí, lo considera un riesgo fácilmente controlable. No obstante, la comercialización de algunos productos modificados genéticamente está permitida por las autoridades.

5 maneras sencillas de evitar los productos GMO

Somos muchas las personas que buscamos una vida libre de productos y alimentos GMO para mantener nuestra salud y cuidar de la naturaleza mediante un consumo responsable. Por ello, desde A.Vogel te damos cinco maneras muy sencillas para evitar el consumo de productos modificados genéticamente o que contengan trazas de ingredientes GMO.

Consume productos frescos y de temporada

Una de las maneras más sencillas de evitar estos alimentos creados a partir de ingeniería genética es consumir productos frescos y de temporada. Así, te aseguras de que los productos que pones en la mesa a la hora de comer y cenar son lo más naturales posible.

Además, también puedes optar por comprarlos a pequeños productores locales que suelen tratar la tierra y sus cultivos de manera tradicional y respetuosa con el medioambiente, ya que no recurren a semillas con ADN alterado o no utilizan de forma intensiva pesticidas o productos químicos. ¡Otra opción es que te animes a cultivar tus propios alimentos en un huerto urbano!

Presta atención al etiquetado

La ley exige que todos los bienes de consumo estén etiquetados de forma correcta respecto a unas exigencias en las que se debe especificar procedencia, origen y producción. Una situación que es aún más concreta en los alimentos. De hecho, la normativa europea obliga a que se refleje con claridad si el producto “contiene organismos modificados genéticamente” para favorecer la libertad de elección de las personas antes de adquirirlos.

En concreto, las autoridades detallan que es obligatoria la indicación de que el producto contiene GMO siempre y cuando se supere el 0,9% por lo que debe ser mencionado en la lista de ingredientes. Un control que se realiza desde el inicio de la plantación de todos los productos e ingredientes hasta su comercialización.

Siempre busca productos de cultivo biológico certificado

A día de hoy, existen productos que disponen de distintivos o etiquetas en las que se indica su procedencia y calidad. Entre estos sellos se encuentra el que justifica que un producto proviene de un cultivo biológico certificado, lo que nos puede ayudar a conocer mejor como se ha producido lo que consumimos y así evitar los GMO.

En A.Vogel, todos nuestros productos son No GMO y proceden de un cultivo biológico certificado. Son elaborados utilizando métodos lo más cercanos posibles a la naturaleza, siempre con un enfoque  sostenible de los recursos naturales y con materia prima orgánica certificada desarrollada en un suelo sano y el uso de extractos de plantas frescas recién cosechadas, siempre que sea posible.

Evita los productos procesados

En el mundo existen multitud de cultivos de plantas y vegetales cuyas semillas han sido diseñadas en un laboratorio como algunos tipos de colza, patata, tomates (que no saben a tomates) e incluso cerdos y peces. Sin embargo, la producción más frecuente de este tipo de alimentos con modificación genética, y la más conocida, se realiza especialmente en cereales o legumbres, como la soja o el maíz.

Estos son dos de los tipos de cultivo más extensos del mundo debido a que pueden utilizarse como alimentos en sí mismos, para pienso destinado al ganado o como ingrediente para productos procesados (pizzas, salsas, bollería industrial e incluso comida para niños).

Por ello, lo más adecuado para evitar los GMO es reducir o eliminar el consumo de alimentos procesados y cocinar nuestra propia comida. Elabora tus propias salsas o elije jugos puros de fruta o verdura fresca.

Elige un estilo de vida en armonía con la naturaleza

En los últimos años, la superficie mundial destinada al cultivo de productos transgénicos ha aumentado notablemente con el consiguiente perjuicio para la biodiversidad del planeta y los daños para la sostenibilidad ya que se suelen utilizar pesticidas y productos químicos de forma intensiva. Por ello, si decides evitar el consumo de productos GMO, estarás eligiendo un estilo de vida en armonía con la naturaleza y comprometido con el medio ambiente.

El compromiso de A.Vogel es ofrecer productos de la más alta calidad, con un gran respeto por la naturaleza, en el que todos los ingredientes han sido producidos de manera natural y tradicional sin recurrir a los GMO. De hecho, nuestros cultivos se realizan en terrenos sanos, sin emplear materias tóxicas o contaminantes en su producción o elaboración, siempre respetando a la naturaleza.

Compártelo en:

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos obligatorios marcados *

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada

Por favor escriba los carácteres que aparecen en la imagen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más
Las cinco claves del espino blanco para tu salud cardiovascular

El Crataegus oxyacantha Jacq. o espino blanco es una planta fanerógama que pertenece a la familia de las rosáceas muy común...

Cerrar