A.Vogel Blog
 

A.Vogel blog

Información sobre los beneficios de la planta medicinal fresca para la salud.

Los meses de primavera, los más críticos para los alérgicos al polen

Por Equipo A. Vogel, el 15 abril 2016, Salud
Los meses de primavera, los más críticos para los alérgicos al polen
¿Te ha gustado?

La primavera es la época del año en la que es más intensa la proliferación de los pólenes y, por tanto, cuando las personas alérgicas sufren más síntomas (picor nasal, ojos rojos, etc.). De hecho, según un estudio español publicado en marzo en la revista Environmental Monitoring and Assessment las mayores concentraciones de polen se registran entre febrero y junio, por lo que son los meses más críticos para los alérgicos.

El ascenso de las temperaturas medias, que alarga las épocas de polinización y las intensifica, así como la modificación en los estilos de vida ha provocado un incremento de la predisposición a sufrir alergia al polen, sobre todo a edades más tempranas. Además, la contaminación procedente de los combustibles del tráfico también puede influir. Una revisión de estudios publicada en Multidisciplinary Respiratory Medicine destaca que la urbanización, los altos niveles de emisiones de los vehículos y el estilo de vida occidentalizado se relacionan con una mayor frecuencia de alergia  respiratoria, sobre todo en personas que viven en zonas urbanas.

Alergia al polen en primavera

Entre los consejos que se ofrecen para las personas alérgicas al polen  se encuentran:

  • No es recomendable ir al campo, parques, jardines o lugares con vegetación abundante, entre los meses de marzo a mayo. Deben evitarse las zonas con césped, sobre todo si está recién cortado.
  • Se recomienda proteger las ventanas o balcones, con un enrejado muy tupido de material plástico (mosquitera), que se debe limpiar a diario con un paño húmedo, sin sacudir.
  • Mantener cerradas las ventanas o balcones el mayor tiempo posible, especialmente en la noche, cuando aumenta la concentración de polen atmosférico.
  • Dos horas antes de acostarse, con las ventanas cerradas, pulverizar agua, hacia el techo, dejando luego cerrada la habitación hasta acostarse. Con esto se consigue que el polen que flota en el aire sedimente.
  • En el exterior, proteger los ojos en la medida de lo posible con gafas de sol en caso de conjuntivitis estacional, y mascarillas antipolen homologadas.
  • Si se viaja en automóvil, mantener cerradas las ventanillas. Comprobar que los filtros anti-polen están en buen estado.
  • Eliminar los elementos que puedan acumular polvo o polen (peluches, alfombras, cortinas u otros). Hacer la limpieza de la casa sin sacudir, con aspiradora o bayeta húmeda.
  • Consultar (prensa, televisión, internet) los datos sobre polinización. Tomar precauciones cuando existan más de 50 granos de polen por milímetro cúbico de aire, pues a partir de esa cantidad se pueden producir síntomas.
  • Acudir al especialista en caso de persistencia de los síntomas para que pueda realizar un correcto diagnóstico y valorar la necesidad de indicar un tratamiento personalizado con inmunoterapia.
  • Evitar los alimentos que pueden desencadenar una reacción reacción alérgica o fortalecerla, como la piña, la carne fresca y los huevos.

 

Compártelo en:

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos obligatorios marcados *

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada

Por favor escriba los carácteres que aparecen en la imagen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más
Alimentos ecológicos, claves para una alimentación saludable

La presencia de los alimentos ecológicos en las estanterías de los supermercados es, cada vez, mayor. Se trata de un...

Cerrar