A.Vogel Blog
 

A.Vogel blog

Información sobre los beneficios de la planta medicinal fresca para la salud.

7 problemas de salud derivados del calor

Por Equipo A. Vogel, el 10 agosto 2018, Salud
7 problemas de salud derivados del calor
5 (100%) 1 opinione

El calor intenso propio de los meses de verano puede afectar a nuestro organismo al obligarle a hacer un sobreesfuerzo de adaptación para mantener una temperatura corporal normal. Nuestro cuerpo produce más sudor, las venas se dilatan y todo ello puede conllevar una serie de problemas de salud, sobre todo si el calor aparece de forma brusca y continúa durante varios días.

Como consecuencia de ello, puede verse resentido el sistema cardiovascular al variar la presión arterial, estamos más cansados, sobre todo también porque dormimos peor, se altera el sistema nervioso pues nos puede volver más irritables, etc. Sin embargo, todos estos inconvenientes del calor podemos evitarlos si seguimos una serie de medidas de prevención. A continuación, te detallamos los siete problemas de salud que suelen tener su origen en el calor y cómo prevenirlos y combatirlos:

Golpes de calor

La pérdida de agua que se produce como consecuencia del sudor ante tanto calor, si no se repone, puede producir síntomas como dolor de cabeza, mareos, debilidad muscular o calambres, náuseas y vómitos e incluso pequeñas elevaciones de la temperatura corporal. Debemos estar atentos si la situación se agrava y empeora y llega al golpe de calor. Lo mejor que podemos hacer para prevenirlo es mantener una correcta hidratación, tomando unos dos litros de agua fresca al día, o bebidas naturales que aporten minerales y vitaminas, como los jugos Biotta a base de frutas y verduras de cultivo biológico certificado. También debemos intentar estar en un ambiente fresco, vestir ropa ligera, tomar recetas frescas y ricas en vegetales y todo aquello que nos ayude a evitar las altas temperaturas.

Picaduras

Los insectos como los mosquitos prefieren ambientes cálidos y húmedos, de ahí que se propaguen más en zonas costeras y próximas a caudales de agua como ríos, lagos o pantanos. Además, algunos de los compuestos que más los atraen son el ácido láctico, el amoniaco, el dióxido de carbono y el octenol, presente éste último en la respiración humana y el sudor. Por todo ello, el calor es uno de los principales factores de riesgo de picaduras en la época estival, por lo que para evitar sus efectos es importante estar prevenidos y tener disponibles algunas ayudas naturales que nos permitan disminuir las hinchazones de los habones que provocan sus mordiscos. Es el caso del Arnica montana, una planta con propiedades analgésicas que combate además la inflamación. Por ello, es conveniente tener a mano cremas o geles a base de árnica fresca, el antiinflamatorio de la naturaleza, que pueden ayudar  a hacer frente a las picaduras en verano. También es conveniente evitar perfumes muy olorosos y tener precauciones al comer al aire libre, entre otras.

Piernas cansadas

Las altas temperaturas favorecen la dilatación de las venas y como consecuencia se ve afectado el retorno venoso con la consiguiente sensación de pesadez en las piernas. Las piernas cansadas se producen sobre todo por una retención de líquido, una mala circulación o una insuficiencia venosa, situaciones que pueden empeorar en los meses de verano. Los síntomas más habituales son el dolor más o menos intenso en las extremidades inferiores, sensación de pesadez o calambres en las mismas, con hormigueo, enrojecimiento, sensación de calor, hinchazón y picor. Para evitarlo podemos recurrir a los preparados fitoterápicos a base de castaño de Indias que, según la Agencia Europea del Medicamento (EMA), se puede utilizar para el tratamiento de la insuficiencia venosa crónica y aliviar así la hinchazón, sensación de pesadez, dolor o calambres en las piernas. Por ello, una ayuda interesante de origen natural para ayudar a disminuir la sensación de piernas pesadas puede ser Aaesculaforce Forte,  a base de semillas frescas de Castaño de Indias de recolección silvestre.

Piel irritada o sarpullido

Otra consecuencia derivada del calor son las ronchas, rojeces, irritación o sarpullido que puede aparecer en la piel como consecuencia del sudor. Las zonas en las que suele aparecer de forma más frecuente son aquellas donde la piel de una parte del cuerpo roza con otra, como las axilas, detrás de las rodillas, la entrepierna o en la parte intermedia de los brazos. Para evitarlo, la primera medida será mantener hidratada y bien nutrida nuestra piel para lo que puede ser interesante ayudarse de productos naturales como la Crema Bioforce, a base de extractos de plantas frescas de cultivo biológico. Por otro lado, podemos emplear también la Crema Symphytum para mantener la piel fina e hidratada. También puede ayudar darse una ducha de agua fresca y vestir ropa de tejidos naturales que favorezca la transpiración.

Sofocos

Uno de los síntomas más comunes en la etapa de la menopausia, los sofocos, puede ver incrementada su incidencia en verano como consecuencia del calor, por lo que lo más adecuado será intentar mantener baja la temperatura corporal. Algunas medidas serán el seguir una dieta con productos vegetales y frescos, tomar mucha agua, vestir prendas ligeras, usar toallas pequeñas humedecidas con agua o tomar preparados a base de planta fresca de Salvia officinalis, como Menosan Salvia, que ayuda en períodos de menopausia a moderar sofocos y sudoración nocturna.

Insomnio

Lo más temido de todos en verano son las noches calurosas que impiden conciliar y mantener un sueño prolongado. Por ello, deberemos mantener una buena higiene del sueño tomando medidas como procurar una temperatura ambiente no superior a los 22 oC, mantener la casa en penumbra en las horas centrales del día, tomar una ducha refrescante a última hora del día y cenar ligero. También pueden ayudar plantas medicinales como la valeriana o el lúpulo, con propiedades tranquilizantes naturales que favorecen el sueño reparador. En A.Vogel hemos combinado la raíz fresca de valeriana con estróbilos de lúpulo en nuestro producto Dormeasan.

Cistitis

El calor y la sudoración comunes del verano pueden afectar al aparato urinario y ser el caldo de cultivo para la proliferación de bacterias, como Escherichia coli (coli), causante de infecciones como la cistitis, pues se desarrolla en ambientes húmedos. Para evitar que se sucedan diferentes episodios, sobre todo en el caso de las mujeres, las más propensas, será preciso mantenerse hidratado, bebiendo mucha agua o tomando jugos puros de frutas y verduras frescas como Biotta Arándanos Rojos.

El arándano rojo es uno de los frutos que han demostrado su eficacia para impedir la adhesión de estas bacterias a las paredes del tracto urinario. También debemos procurar cambiarnos el traje de baño mojado al salir del agua, liberar la dieta de grasas e ingredientes ácidos y picantes, no retener la orina y procurar una correcta higiene íntima.

Para que el calor no arruine nuestro verano y vacaciones es importante tener en cuenta estos consejos que nos permitirán, no solo disfrutar de esta época del año sin perjuicios para la salud, sino estar prevenidos ante los problemas que puedan aparecer en armonía con la naturaleza, lo que nos proporcionará un agradable bienestar.

Compártelo en:

Añadir comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Campos obligatorios marcados *

Por favor escriba los caracteres de la imagen captcha en el cuadro de entrada

Por favor escriba los carácteres que aparecen en la imagen

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Leer más
El pan integral más beneficioso para la salud que el pan blanco

Cualquier persona que, en algún momento de su vida, decide ponerse a dieta, lo primero que suele eliminar de su...

Cerrar