A.Vogel Blog
Urtica dioica L.

Nombre oficial: Urtica dioica

Familia: Urticacaea

Nombres populares: Ortiga, Ortiga verde

Historia

La ortiga es una planta antiquísima que pertenece a la familia de las urticáceas y que es utilizada como remedio desde tiempos inmemorables. En Suiza se han encontrado restos que datan del siglo III a.C., en lugares lacustres de la época neolítica. Los antiguos griegos la llamaron "acalyphe" y  los latinos "urtica" que significa "quemar", ya que los pelos de la ortiga pican y queman por el inocuo veneno que desprende la planta al entrar en contacto con la piel. Dioscórides apreciaba particularmente las virtudes de la planta y describía con todo detalle su empleo. En 1532, el botánico Otto Brunfels decía en su libro "Contrafayt Kreuteerbuch" qué hay de tan insignificante, de tan despreciable o de tan detestable en una ortiga. Qué hay de más gracioso que un jacinto, un narciso o un lirio y, sin embargo, la ortiga los supera a todos! Lonicero escribía de la planta que "quemaba con el primer impacto y después en el segundo era seca". Era eficaz en la estimulación de la menstruación, ayudaba a expulsar los gases, los cálculos y la orina. Se utilizaba también como afrodisíaco y contra los tumores cancerígenos, los forúnculos, las úlceras, las inflamaciones glandulares, las torsiones, las hemorragias nasales por su acción hemostática, los problemas de bazo, de pleura y en neumonía, el asma, la tiña , las afecciones bucales y la epilepsia. En el siglo XVIII se empleaba con éxito contra la hidropesía, en todas las formas de hemorragias, y también en erupciones cutáneas. La ortiga jugaba un papel importante y determinante como "remedio simpático". Se utilizaba  para flagelar las partes afectadas por los reumatismos y para activar la circulación. En la Edad Media se utilizaba la ortiga como diagnóstico: se mezclaba la ortiga con la orina del enfermo y si mantenía su color verde, día y noche, se interpretaba como una señal que indicaba una pronta recuperación. En cambio, si se marchitaba, se perdía todo atisbo de esperanza. También hay noticias de que antes de que se introdujera el algodón, la ortiga  era la planta textil más importante en Europa. La ortiga, también activa todas las secreciones digestivas, estomacales, pancreáticas, hepáticas, intestinales; reduce el ácido úrico, alivia los reumatismos y la ciática, y es muy apropiada en los trastornos de la menopausia. Para combatir la incontinencia urinaria de los niños, se hacen pasteles, que actúan con gran eficacia. Se emplea contra la fatiga y la anemia, y las tomas a intervalos regulares son revitalizantes.

 

Características botánicas

La ortiga es una planta anual con la raíz fibrosa, pivotante y blanquecina. El tallo mide de 50 cm a 1 metro, sus hojas alargadas y con los bordes ásperamente serrados, y su rizoma resiste al frío invernal. Toda la planta está cubierta de vello urticante, a excepción de las hojas y tallos jóvenes, con una estructura quebradiza y frágil como el vidrio. Las puntas se rompen al menor contacto y entran en la piel, donde inyectan directamente su contenido urticante, que puede permanecer activo 24 / 36 horas, provocando una fuerte sensación dolorosa. Sus flores, de color blanco verdoso, cuelgan formando pequeñas panículas y aparecen entre mayo y julio.

 

Hábitat

La ortiga es muy común en Europa y en España, abunda principalmente en los montes pudiendo llegar a crecer hasta un altura de 2 a 2,5 metros.El hábitat predilecto de las ortigas son las cercanías de las viviendas, jardines, vallas, bordes de terraplenes, vertederos y terrenos baldíos. Aprecia los terrenos contaminados y las zonas con polución, ya que como planta nitrófila, se encarga de sanearlos. Es muy difícil encontrar ortigas en regiones o zonas donde la naturaleza todavía es virgen o  poco contaminada. Todavía hay indicios que permiten individuar, incluso después de mucho tiempo y de olvido, los lugares que fueron habitados en tiempos anteriores, por la presencia de ortigas. La ortiga, siendo una planta calificada como ferrosa de primer grado, regulariza el contenido de hierro del suelo que resulta ser muy beneficioso para todas las otras plantas que crecen cerca, ya que la presencia de hierro es necesaria para la producción de clorofila, materia colorante de las partes verdes de las plantas. La ortiga forma parte del grupo de plantas fotosensibles. Gracias a su aparato fotosintético, puede vivir en condiciones de luminosidad muy variables.

 

Uso

Laboratorio Bioforce utiliza ortigas frescas, provenientes de cultivos biológicos. La ortiga es utilizada también como producto alimentario. Se utiliza su clorofila como colorante para los guisantes y las alubias verdes en conserva. La agricultura biológica emplea la ortiga como engrase, como producto protector de las plantas y para activar la formación de compuesto. Las ortigas secas son igualmente un forraje excelente para los animales.

 
 
Síguenos en el Facebook de A.Vogel