A.Vogel Blog
 

En el primer número de su revista "Das neue Leben" publicada en 1929, un joven Alfred Vogel señalaba las ventajas del aceite Po-Ho. Estos son algunos fragmentos del artículo publicado:

"Habíamos llegado a una altitud de 2700 metros y nos encontramos con una gran explanada cubierta de 30 cm de nieve polvo. Frente a este espectáculo nuestro corazón se puso a latir muy rápido porque para los esquiadores como nosotros, encontrar un campo de nieve polvo intacto es como encontrar tierra virgen. Nuestro objetivo nos parecía tan próximo que pensábamos poderlo alcanzar en un cuarto de hora".

"De todas maneras no teníamos mucha prisa porque aunque la cima era nuestro objetivo- siempre hay que tener un objetivo- su ascensión no había sido el único propósito de nuestra excursión. Queríamos impregnarnos del aire y del sol de la montaña, por lo que hicimos otra parada cerca de la cima. Como siempre, después de una excursión de este tipo yo no tenía hambre pero si mucha sed ya que había sudado mucho. Ante el asombro de mis compañeros, que estaban ya sentados, apoyados en sus mochilas, empecé a desnudarme, apartando mi ropa mojada, me sequé rápidamente y empecé a masajear todo mi cuerpo con aceite para el cuerpo.(...) Durante mi estancia invernal en la alta montaña, cuando hacía buen tiempo, subía con mis esquíes hasta una zona al abrigo del viento en los Alpes, me quitaba la ropa, la colgaba de la rama de un árbol sin nieve, o si estaba muy alta, del poste de un refugio alpino, y esquiaba sin parar desde las diez de la mañana hasta las tres del mediodía sólo con mi traje de baño (...). No hay que olvidar que en la montaña, los rayos solares son más fuertes que en los valles, tanto que uno puede tomar el sol incluso si el aire es frío ya que el cuerpo absorbe los rayos térmicos del sol igual que una esponja absorbe el agua. Es importante resguardarse del frío ya que nunca es sano tener frío. Desnudarse cuando no sople el viento, y no olvidar de aplicarse inmediatamente un aceite para la piel (aceite de oliva virgen mezclado con algunas gotas de aceite Po-Ho o aceite esencial de eucalipto o de agujas de pino). Los efectos del aceite y del masaje aseguran una irrigación correcta y regular de la superficie corporal. (...)".

Pasaje del número 1 (marzo 1929) de la revista de A.Vogel "Dans neue Leben" (más tarde con el nombre "A.Vogel Gesundheits-Nachrichten").

El aceite Po-Ho, de perfume agradable, no era utilizado sólo por Alfred Vogel como "aceite para la piel" para tomar el sol esquiando de alta montaña. En números posteriores de su revista también es recomendado, por ejemplo, como colutorio en una cura refrescante de primavera. "Enjuagar bien la boca y hacer gárgaras con algunas gotas de aceite de eucalipto o de aceite Po-Ho diluidas en un poco de agua" es un consejo que puede leerse en el número de abril de "Das neue Leben".

En el número de junio de 1930 contesta a una carta de un lector con el título "inflamación de rodilla": "El crujido de las rodillas al andar es un signo de cristales de ácido úrico (hiperacidez). Renuncie a las friegas de trementina ya que este producto podría ser tóxico. Use mejor para las friegas aceite de eucalipto o aceite Po-Ho."