A.Vogel Blog
 

El suero de leche es tan rico en tradición como el queso, tan fresco como la leche y tan célebre como el general suizo Guisan, que lo apreciaba mucho. Molkosan®, el concentrado de suero de leche fermentado de A.Vogel, es uno de los productos más conocidos que nos proporciona la naturaleza.

Los expertos saben que Molkosan® contiene todo el frescor sano y revitalizante de los Alpes suizos. Apenas hay otro producto natural que haya sido objeto de tantos elogios, y durante tanto tiempo, como el suero de leche. Hipócrates, que vivió hacia el 400 A.C., ya recomendaba el suero de leche de cabra, de oveja y de vaca, a sus pacientes. Hervía la leche con jugo de higos y vinagre y obtenía esta refrescante bebida. Desde entonces el suero de leche ha tenido una historia cultural variada y cautivadora. Hubo períodos en que se tomaba suero de leche en establecimientos de curas, como por ejemplo en el Monte de la Torre, entre Nápoles y Salermo, durante los siglos I y II, o en Gais, en el cantón suizo de Appenzell, durante el siglo XVIII, y otros períodos durante los cuales el suero de leche quedo relegado prácticamente al olvido.Es en el siglo XVII y XVIII que el suero de leche experimentó un renacer. En esa época varios médicos redescubrieron sus efectos beneficiosos para la salud, entre ellos el célebre Dr. Christoph Wilhem Hufeland, responsable de la sanidad pública del reino de Prusia y médico personal de la reina Luisa. Hufeland, que fue un pionero de la medicina preventiva y de la dietética, consideraba el suero de leche no sólo como una fuente de salud sino como un pozo de juventud.

"Usos varios"

Más recientemente, el pionero de la naturopatía Alfred Vogel (1902-1996) y el doctor alemán y dietista Helmut Anemüller, se interesaron también por las curas a base de suero de leche. Vogel dedica al suero de leche estudios intensivos y, a partir de 1947, publica regularmente artículos sobre sus efectos en su revista "Gesundheits-Nachrichten". En "El pequeño Doctor", su obra publicada en 1952, alaba las virtudes de este subproducto de la leche: "El concentrado de suero de leche constituye un remedio muy preciado y  comprendemos ahora porque tantos personajes influyentes recurrieron a este remedio para mejorar  su salud". A parte de A.Vogel, sólo unos pocos podrían explicar qué es exactamente el suero de leche. De aquí su afán incansable de describir el proceso de fabricación.

Los valiosos ingredientes de la leche

Para fabricar queso a partir de la leche, el quesero separa la leche en sus ingredientes sólidos y líquidos. Para esto es necesario cortar la leche añadiéndole bacterias lácticas y cuajo, con lo que se espesa. La parte sólida, producida por la coagulación, contiene sobretodo proteínas y grasas de la leche: esto es lo que se convertirá en queso. El residuo líquido, de color amarillo verdoso, es el suero de leche. Contiene todavía los valiosos ingredientes pero muy pocas calorías. El suero de leche es fermentado con bacterias seleccionadas y posteriormente enriquecido con ácido láctico dextrógiro L+, sustancia que juega un papel importante en el efecto beneficioso del Molkosan®, ya que el organismo puede absorberla directamente. En una última etapa del proceso, el suero de leche se separa de las proteínas restantes y se concentra al vacío. La fermentación estabiliza el suero de leche y garantiza su conservación, ya que el suero de leche fresco empieza a degradarse dos horas después de su producción.

Un sabor único y saludable

El sabor del suero de leche está a menudo ligado a controversias. Unos reaccionan a su "acidez" con gestos de  escalofríos. Otros, al contrario, aprecian su toque fresco y típicamente amargo. Pero este debate no es lógico ya que el sabor del suero de leche no es comparable a nada. Es un sabor áspero y primitivo como el Eiger, el Mönch y el Jungfrau, todas ellas montañas de los Alpes. En resumen, el suero de leche es puro como la naturaleza y no necesita justificación.

En una entrevista en la revista "Gesundheits-Nachrichten", el profesor Hademar Bankhofer, reconocido periodista médico austríaco y consumidor asiduo de Molkosan®, nos confirma su entusiasmo por el producto: "El suero de leche, dice él, tiene un sabor agradablemente acidulado. Provee al organismo de sustancias en forma asimilables así como las sales minerales indispensables para los deportistas". 

Consumido regularmente, el suero de leche ejerce una influencia muy positiva en el sistema digestivo y, al mismo tiempo, sobre el sistema inmunitario. Una flora intestinal intacta no es sólo una condición necesaria para la funcionalidad de las defensas endógenas, sino también una exigencia fundamental para nuestra salud y bienestar. El suero de leche es también un producto de belleza de uso antiquísimo que, consumido de forma externa o interna, limpia y revitaliza la piel, cura eczemas y micosis de la piel y los pies. Asociado siempre a una alimentación sana que incluya hortalizas (ajo, cebolla, ensalada, rábano). Molkosan® representa también una alternativa ideal para aquellas personas a quienes no les gusta el vinagre, y puede  emplearse  como condimento.  Molkosan® es ligero, refrescante y elimina las toxinas. Contiene numerosas sales minerales y oligo-elementos. El concentrado de suero de leche no contiene ni leche, ni proteínas de huevo, ni gluten. Es una sugerencia acertada para aquellos que quieran regalarse una bebida sana y cotidiana.Para preparar una bebida de primavera depurativa: mezclar 200 ml de jugo de tomate o de verduras con 50 ml de jugo de ortiga y una cucharada sopera de Molkosan® A.Vogel. Para preparar una bebida revitalizante con suero de leche: diluir una cucharada sopera de Molkosan® en un vaso de jugo de frutas y endulzar con miel y aderezar con canela.