A.Vogel Blog

inicio / consejos bienestar / reumatismos / consejos prácticos

Algunos consejos prácticos

Baños, compresas y cataplasmas calientes

  • Estimular la circulación sanguínea
  • Fortalecer las defensas del sistema inmunitario
  • Relajar los músculos
  • Aliviar las contracturas y los dolores en las articulaciones
  • Calmar dolores de estómago e intestinal
  • Estimular el sistema digestivo

Cataplasmas frescas o frías

  • Bajar la fiebre
  • Calmar el dolor inflamatorio
  • Calmar el dolor articular
  • Calmar el dolor de las quemaduras
  • Prevenir la aparición de moratones y el aumento de la hinchazón

El aumento progresivo de la temperatura de los baños

Ya se trate de un baño para los brazos, los pies o un baño completo, el principio sigue siendo el mismo: Una temperatura inicial de 35-36 grados e ir añadiendo agua caliente para obtener una temperatura elevada pero agradable.

Estos baños no son recomendables para personas que sufren de fiebre alta, insuficiencia cardíaca severa, enfermedades populares graves o heridas abiertas.

Baños

Hay varios tipos de baños: de la parte superior del cuerpo, de la parte inferior, de todo el cuerpo, el abdomen y baños repetidos.

Los lavados contribuyen a una evolución más benigna de la enfermedad en las personas que la padecen y también permiten que las personas sanas fortalezcan el sistema inmunológico.

Los baños estabilizan la temperatura del cuerpo, estimulan el metabolismo y eliminan residuos, y ejercen un efecto beneficioso sobre el sistema nervioso autónomo. Los baños fríos deben realizarse solamente sobre una piel caliente, después de retirar la ropa necesaria. La temperatura ambiente debe ser agradable.

Para los baños fríos, la temperatura del agua debe ser de aproximadamente 18 grados. Sin embargo, el agua más fría se puede utilizar.

Cómo hacer los baños: empapar una servilleta de lino, una tela o una toalla en agua fría y escurrirla. Aplicarla en la piel mediante una ligera presión. Ir girando con frecuencia la toalla / tela e ir mojándola en el agua fría varias veces.

Realizar el baño con rapidez, para no temblar, su duración no debe exceder de dos minutos. Secarse bien y vestirse asegurándose que recuperamos la temperatura. 

Baño en la parte superior del cuerpo

  • En casos de catarro agudo y crónico
  • En caso de agotamiento

Baño en la parte inferior del cuerpo

  • En el caso de varices y mala circulación en las piernas

Baño en todo el cuerpo

  • Aumentar la resistencia a la infección
  • Estimular el metabolismo (gota, reumatismo, diabetes)
  • Estimular la circulación de la sangre

Caminar por el agua

Caminar por el agua tiene un efecto de enfriamiento por la mañana y un efecto relajante por la tarde. Estimula la circulación sanguínea y el metabolismo. Si no es posible andar por el agua, se puede poner los pies en la piscina.

Hay que asegurarse que los pies están calientes antes de entrar en el agua, hasta la mitad de la pantorrilla. Avanzar en forma de cigüeña, dejando siempre un pie en el agua y en cada paso doblar los dedos del pie hacia abajo.

Duración: poquitos segundos, 1 minuto máximo.Por último, limpiarse bien y ponerse los calcetines calentitos. Y hacer algo de ejercicio (mañana) o ir a la cama (noche).

Síguenos en el Facebook de A.Vogel

Especial Reumatismo

Amplie la información sobre el reumatismo, una enfermedad compleja