A.Vogel Blog

inicio / consejos bienestar / reumatismo / galería tras la garra del diablo africana

Galería "Tras la Garra del Diablo Africana"

El fotógrafo berlinés Dietmar Gust viajó junto al equipo de expedición de la prestigiosa revista “Bild der Wissenschaft” al desierto del Kalahari tras la pista de la garra del diablo. Durante más de 20 años, el agricultor Gert Olivier ha estado cultivando esta planta en la “Avontuur Farm”.

En esta página hemos incluido algunas de las impresionantes fotografías realizadas por Dietmar Gust. También puede leer el artículo relacionado “Tras la Garra del Diablo Africana".

Galería "Tras la Garra del Diablo Africana"

 

El granjero sudafricano Gert Olivier

Foto: Dietmar Gust

El granjero sudafricano Gert Olivier ha puesto su fe en la garra del diablo. Es de los pocos agricultores que sabe cómo cultivar esta planta medicinal.

 bandas de terreno

Foto: Dietmar Gust

Olivier utiliza el método de “bandas”, donde bandas de terreno son limpiadas de vegetación y plantadas con harpagofito. Estas bandas se alternan con otras con vegetación natural asegurando así una protección contra la sequedad.

los brotes jóvenes

Foto: Dietmar Gust

Después de una fuerte tormenta, los brotes jóvenes aparecen en el desierto estéril.

Los brotes jóvenes se extienden en forma de estrella

Foto: Dietmar Gust

Los brotes jóvenes se extienden en forma de estrella sobre el suelo estéril del desierto.

flores rojizo-violáceas

Foto: Dietmar Gust

Durante la época de lluvias la garra del diablo africana surge en todo su esplendor, con unas flores rojizo-violáceas en forma de trompeta de unos cinco centímetros.

Los frutos del harpagofito

Foto: Dietmar Gust

Los frutos del harpagofito poseen unas espinas en forma de ganchos que quedan presas en la piel de los animales con lo que se consigue su dispersión.

Los frutos del harpagofito

Foto: Dietmar Gust

Los frutos del harpagofito contienen alrededor de 80 semillas. La baja tasa de germinación de las semillas hace difícil la rentabilidad y sostenibilidad de los cultivos.

La raíz primaria

Foto: Dietmar Gust

La raíz primaria debe dejarse in situ cuando se cosecha el harpagofito.

los tubérculos de la garra del diablo

Foto: Dietmar Gust

Desenterrar los tubérculos de la garra del diablo africana es un trabajo extremadamente duro bajo el sofocante calor. Los trabajadores de la granja Johannes realizan este trabajo a mano.

cultivo del harpagofito

Foto: Dietmar Gust

El granjero Gert Olivier (segundo por la izquierda) explica al grupo de viajeros porqué se ha dedicado al cultivo del harpagofito. Su colega, Dieter von Willert está en la derecha de la foto.

La codiciada raíz del harpagofito

Foto: Dietmar Gust

La codiciada raíz del harpagofito debe ser desenterrada del suelo seco del desierto a una profundidad de más de dos metros. A 45ºC a la sombra, es un sudoroso trabajo.

 Klaus y el fotógrafo

Foto: Dietmar Gust

A las seis de la mañana todo el mundo duerme. Sólo Klaus y el fotógrafo están despiertos y admirando el amanecer.

Dietmar Gust, fotógrafo berlinés

Foto: Dietmar Gust

Dietmar Gust, fotógrafo berlinés, tomo las instantáneas para el artículo “Tras la Garra del Diablo Africana”.

Síguenos en el Facebook de A.Vogel