A.Vogel Blog

inicio / consejos bienestar / sistema inmune / tos / tos cosquilleante

Tos cosquilleante

O tos por cosquilleo en la garganta, es una tos seca que produce poca o ninguna mucosidad

Se relaciona de forma habitual con la tos seca y suele deberse a una infección viral como el resfriado o la gripe. En esta página, nuestro experto en el sistema inmunológico, el doctor Jen Tan, profundiza en las causas de la tos cosquilleante y recomienda una gama de plantas medicinales para calmar cualquier tipo de irritación.

Introducción a la tos cosquilleante

Este tipo de tos  está muy relacionada con la tos seca. En ocasiones, los dos términos se usan de modo indistinto para los dos tipos de tos, que también se denomina tos seca cosquilleante. Esta página contiene información sobre las causas, síntomas y tratamientos de la tos cosquilleante.

¿Qué es la tos cosquilleante?

Como las toses cosquilleante y seca producen poca o ninguna mucosidad son conocidas como toses no productivas, para distinguirlas de la tos de pecho en la que se produce mucosidad al toser.
Acostumbran a ser el resultado de una irritación en la garganta (faringe) y la tos se produce para aliviar la sensación de irritación.

¿Qué causa la tos cosquilleante?

Las causas suelen ser, casi siempre, debidas a  virus como los  del resfriado o de la gripe. Nos contagiamos de estos virus principalmente a través de las manos. Y entramos en contacto con ellos por la nariz y la boca antes de que viajen hacia la parte posterior de la garganta y las vías respiratorias superiores (faringe y laringe).
Si nuestro sistema inmunológico no puede combatir esta infección, los virus entran en los tejidos de las vías respiratorias superiores, y causan inflamación.
A diferencia de la infección en el tracto respiratorio, la infección de las vías respiratorias superiores no produce una cantidad excesiva de mucosidad. Sin embargo, irrita los nervios que recubren el área y provoca el reflejo de la tos. La tos cosquilleante puede persistir días o semanas después de que la infección parezca haberse superado.

Este tipo de tos puede estar provocada por la polución, una atmósfera de humo o aire frío. Esto ocurre porque las partículas del aire que se respira se quedan atrapadas en el revestimiento mucoso de la garganta, causando irritación y la necesidad de toser.

La fiebre del heno o rinitis alérgica también puede provocar tos cosquilleante. El cuerpo reacciona a la presencia del polen liberando grandes cantidades de histamina. Lo que irrita las vías respiratorias y provoca una tos cosquilleante.

El reflujo gástrico está también considerado como una causa de la tos seca. Ocurre cuando los ácidos del estómago ascienden a la parte posterior de la garganta. Pequeñas cantidades de ácido pueden entrar en el tracto respiratorio superior lo que provoca inflamación y tos. Es más habitual cuando la persona está tumbada. El reflujo gástrico es una característica de la enfermedad de reflujo gastroesofágico (ERGE).

Por último, algunos medicamentos recetados pueden provocar una tos seca o cosquilleante, en especial, los utilizados para tratar enfermedades del corazón y la hipertensión. Si piensa que este es su caso, no deje de tomar el medicamento que está tomando hasta que hable con su médico.

Síntomas de la tos cosquilleante

La tos cosquilleante suele estar causada por una infección viral por lo que suele estar acompañada por otros síntomas del resfriado común o la gripe, como picazón en la parte posterior de la garganta, estornudos o goteo nasal.

Sin embargo, otros síntomas pueden coexistir con este tipo de tos.

  • Garganta irritada. Se debe a que al toser se dañan los tejidos de la garganta.
  • Dolor muscular en el pecho o el abdomen. Ocurre porque la tos frecuente puede provocar una contracción en los músculos abdominales.
  • Sensibilidad a otros irritantes. La exposición a otros irritantes como el polen o el humo de cigarrillo puede empeorar la tos. 

Tratamiento para la tos seca

Una tos cosquilleante causada por el virus del resfriado o la gripe es un simple síntoma de la infección, por lo que en primer lugar habrá que tratar esa gripe o resfriado. Por ejemplo, diferentes investigaciones han demostrado que la Echinacea reduce la severidad de los síntomas y el número de días enfermo. Se debe a la capacidad de esta planta medicinal para fortalecer el sistema inmunológico.

Hay varios tratamientos específicos para la tos cosquilleante entre los que se incluyen:

  • Medicinas convencionales como supresores de la tos para reducir el reflejo de la tos.
  • Plantas medicinales como el extracto de yemas de abeto, que se usa de forma tradicional para tratar las toses secas que proceden de la garganta.
  • Remedios caseros como la miel que ayudan a suavizar el revestimiento de los tejidos de la parte posterior de la garganta.

Es bastante improbable que los antibióticos ayuden a las personas que sufren de una tos cosquilleante ya que estos fármacos sólo funcionan en las bacterias y la mayoría de las toses cosquilleantes son el resultado de infecciones virales. Su médico puede prescribir antibióticos si existe una condición pulmonar subyacente o una infección bacteriana "secundaria".

Cómo ayuda la Echinacea

Si la causa de la tos es obvia, cuando se trata el problema de fondo se va a conseguir ofrecer el mejor tipo de tratamiento.

Por ejemplo, la Echinacea  puede aliviar los síntomas del resfriado común, incluso la tos. La investigación ha demostrado que funciona mediante el mantenimiento de la resistencia del cuerpo a la infección por el fortalecimiento del sistema inmunológico.

Síguenos en el Facebook de A.Vogel