A.Vogel Blog

Tos de pecho

La tos de pecho es aquella en la que se expele mucosidad o flemas desde el pecho.

La tos de pecho ocurre cuando el cuerpo expele cualquier tipo de flema fuera del sistema respiratorio. Está provocada por una sobreproducción de mucosidad debida, por ejemplo, a una enfermedad vírica como el resfriado o la gripe.

En esta página, nuestro experto en el sistema inmunológico, el doctor Jen Tan examina los síntomas y causas de la tos de pecho, y recomienda las mejores soluciones naturales para aliviar cualquier tipo de malestar.

¿Qué es una tos de pecho?

La tos de pecho está provocada por una cantidad excesiva de mucosidad en el pecho. Por ello, también es conocida como tos con mocos. 

Los médicos denominan este tipo de tos como productiva porque al toser se produce o asciende la mucosidad del pecho. Es lo que la diferencia de la tos seca y de la cosquilleante, ambas son “no productivas” y están causadas por una irritación en la parte posterior de la garganta o faringe.

¿Por qué producimos mucosidad?

El oxígeno se introduce en nuestro torrente sanguíneo a través de los pulmones. El aire que respiramos se mueve primero a través de los bronquios y bronquiolos. Estos están revestidos por membranas mucosas, llamadas así porque producen una capa de mucosidad que cubre su superficie.

Este revestimiento de mucosidad tiene un propósito: atrapa las partículas no deseadas como polvo, bacterias y virus que entran en el tracto respiratorio y, de esta forma, ayuda a proteger el cuerpo.

Cuando el resfriado común o los virus de la gripe entran en el sistema respiratorio, se produce más moco en un intento de eliminar los gérmenes y ayudar a combatir la infección. Este aumento de mucosidad puede centrarse en el sistema respiratorio y el reflejo de la tos se activa para ayudar a eliminar la flema adicional.

Causas de las toses de pecho

Hay varias enfermedades en las que aumenta la producción de mucosidad en el sistema respiratorio.

Entre ellas se incluyen:

  • Resfriado y  gripe - estas infecciones víricas son la causa más común de este tipo de tos.
  • Otras infecciones pulmonares - desde la neumonía a la tuberculosis pueden provocar una tos con mocos.
  • Otras enfermedades - que van desde la bronquitis crónica y la enfermedad obstructiva de las vías respiratorias hasta la fibrosis quística.
  • Fumar - la irritación prolongada de los pulmones por el humo del cigarrillo conduce a un cambio en la estructura celular en el tracto respiratorio y una producción excesiva de mucosidad.

Síntomas de la tos de pecho

La tos de pecho puede ser el resultado de una infección por virus de la gripe y el resfriado, y si ese es el motivo, es habitual experimentar otros síntomas como fiebre o congestión nasal.
Además, también se pueden sufrir otros síntomas como:

  • Dolor de garganta: el moco producido al toser puede irritar el revestimiento de la garganta, causando dolor.
  • Dolor en el pecho: ocurre cuando los músculos se tensan o "magullan" debido a la tos. En raras circunstancias, también se ha sabido de fracturas en las costillas por una tos prolongada y vigorosa.
  • Dolor muscular en el abdomen: toser puede provocar la torsión de los músculos abdominales. 

Tratamiento de la tos de pecho

En general, los expectorantes se utilizan para curar la tos de pecho. La palabra expectorante viene del verbo latino expectorare, que significa expulsar desde el pecho.

Los expectorantes ayudan a fluidificar la mucosidad, lo que hace que sea más fácil expulsarla al toser. Este tipo de medicamentos son la principal forma de tratamiento para la tos de pecho y están disponibles como medicamentos convencionales y también como medicamentos a base de de plantas medicinales.

Plantas medicinales como el abeto, la hiedra y el tomillo funcionan como expectorantes y se han utilizado para tratar las toses de pecho desde hace muchos años.

A veces, el moco puede sentirse "atrapado" en el pecho y aunque pueda sentirse como si tuviera una "tos de pecho", no surge nada al toser. En estas situaciones, se necesita algo para ayudar a romper o a desplazar el moco.

 

Cómo ayuda la Echinacea

Si la causa de la tos es obvia, cuando se trata el problema de fondo se va a conseguir ofrecer el mejor tipo de tratamiento.

Por ejemplo, la Echinacea puede aliviar los síntomas del resfriado común, incluso la tos. La investigación ha demostrado que funciona mediante el mantenimiento de la resistencia del cuerpo a la infección por el fortalecimiento del sistema inmunológico.

Síguenos en el Facebook de A.Vogel