A.Vogel Blog

inicio / consejos bienestar / sistema inmune / tos / tos persistente

Tos persistente

Se considera tos persistente aquella que dura más de tres semanas

Las toses seca, cosquilleante o de pecho normalmente permanecen en nuestro organismo un par de semanas, en ocasiones conviviendo con otros síntomas virales como dolor de cabeza o congestión nasal. Sin embargo, si duran demasiado pueden ser un motivo de alarma. En esta página, el doctor Jen Tan analiza los síntomas de la tos persistente y examina las condiciones médicas que pueden causar esta enfermedad.

Introducción a la tos persistente

La tos puede ser una molestia en el mejor de los casos, pero no suele durar más que un par de semanas. Sin embargo, cuando se alarga más de tres semanas puede considerarse una tos persistente.
Aunque muchas toses persistentes pueden surgir como resultado de una infección viral como el resfriado o la gripe, si estás preocupado, acude a un médico para que diagnostique si hay alguna causa seria que la provoque.
Esta página describe algunas de las enfermedades en las que podría pensar tu médico.

¿Podría ser una infección?

La causa más común de la tos es una infección vírica como la gripe o el resfriado. Pero este tipo de tos debe desaparecer relativamente rápido. Si persiste, puede indicar que el paciente ha desarrollado algún tipo de infección bacteriana. Esta es la causa más habitual de la tos persistente.

Puede ser complicado decir si la tos está causada por un virus o una bacteria, pero es importante buscar un diagnóstico médico porque el tratamiento será diferente. Una infección bacteriana requerirá antibióticos, y estos, no harán ningún efecto si se trata de un virus.

¿Podría ser asma?

El asma es una enfermedad que afecta a las vías respiratorias. Cuando un cuerpo extraño entra en las vías respiratorias de un enfermo de asma, estas se contraen y el revestimiento mucoso se hincha. Esto estrecha las vías respiratorias, dificulta la respiración y, a menudo resulta en un sonido sibilante porque el aire viaja a través de los conductos respiratorios.

Algunos asmáticos pueden sufrir también tos crónica, con o sin sibilancias. El estrechamiento de las vías respiratorias causa irritación del reflejo de la tos, dando lugar a la tos persistente. Las toses asmáticas suelen ser toses secas, por lo general empeoran con el ejercicio y pueden despertar al paciente en el medio de la noche.

Aunque algunas personas con la edad “toleran” el asma después de haberla sufrido en la infancia, otras tienen asma toda su vida, e incluso algunas la desarrollan con los años. No se puede curar, pero, con la ayuda de un médico es una condición que se puede manejar eficazmente.

Enfermedad cardiaca

Este es un término que cubre una amplia variedad de problemas del corazón. Cuando el corazón está luchando para bombear la sangre eficazmente por todo el organismo, se puede acumular líquidi en los pulmones (y en otras partes del cuerpo). Aparte de la dificultad para respirar, se pueden desarrollar síntomas parecidos al asma o sibilancias. Es probable que la tos sea una tos mucosa productiva, que puede empeorar al acostarse. Además, algunos medicamentos contra las enfermedades del corazón pueden dar lugar a una tos seca persistente.

Los síntomas de la enfermedad cardiaca deben estar controlados por un médico. Si has sido diagnosticado de una enfermedad del corazón y empeoran los síntomas, debes buscar consejo médico.

¿Podría ser un problema de pulmón o cáncer?

La tos ocurre cuando el cuerpo está tratando de limpiar los pulmones para que puedan trabajar de forma más eficiente. Si tienes una infección o un daño en los tejidos, puedes toser más de lo normal en un intento de eliminar la irritación.

Las enfermedades pulmonares son amplias e incluyen condiciones tales como el enfisema o la sarcoidosis. El enfisema es una condición en la cual los pequeños sacos de aire en los pulmones se agrandan o estallan, haciendo más difícil que el dióxido de carbono sea expulsado eficientemente del cuerpo. La sarcoidosis es una condición en la cual unos grupos de células anormales crecen en varias partes del cuerpo, pero particularmente en los pulmones. Aunque muchas personas no experimentan síntomas con esta condición, otras pueden desarrollar sibilancias y tos crónica.

Una tos persistente puede ser también un síntoma de cáncer de pulmón. Es el caso del 2% de las personas con toses persistentes. El cáncer de pulmón se produce cuando las células normales en el pulmón crecen de manera descontrolada. La causa más común de este tipo de cáncer es fumar.

Tos ferina

La tos ferina está causada por la infección de una bacteria llamada Bordetella pertussis. Es muy contagiosa y se caracteriza por el sonido ahogado de la garganta mientras se tose.
Esta tos ya no es muy común porque existe una vacuna contra ella. De hecho, ahora es más frecuente en adultos que en niños porque la inmunidad contra ella ha disminuido.

Este tipo de tos puede tratarse con antibióticos y no debe plantear más problemas de salud posteriores. Sin embargo, es importante tratar la afección con cuidado y asegurar al paciente el suficiente reposo y líquidos hasta que no haya infección.

¿Podría ser tuberculosis?

La tuberculosis es una infección bacteriana que sobre todo afecta los pulmones. Aunque es más común en los países en vías de desarrollo, la incidencia de esta enfermedad está aumentando en países como el Reino Unido. Sin embargo, a diferencia de  principios del siglo XX, cuando la tuberculosis era difícil de tratar y la tasa de mortalidad era alta ya no es el caso gracias a los antibióticos.
Los síntomas de la tuberculosis a menudo incluyen una tos mucosa. A medida que la infección se desarrolla, la tos empeora y a menudo se encuentran manchas de sangre en el moco.

Cómo ayuda la Echinacea

Si la causa de la tos es obvia, cuando se trata el problema de fondo se va a conseguir ofrecer el mejor tipo de tratamiento.

Por ejemplo, la Echinacea puede aliviar los síntomas del resfriado común, incluso la tos. La investigación ha demostrado que funciona mediante el mantenimiento de la resistencia del cuerpo a la infección por el fortalecimiento del sistema inmunológico.

Síguenos en el Facebook de A.Vogel