A.Vogel Blog

inicio / consejos bienestar / depresión invernal

¡Despierte de su apatía!

La depresión invernal

En invierno, los días son cortos, grises y sombríos.  Especialmente el  periodo posterior a  la Navidad es el más deprimente. Los días festivos ya han pasado y todavía falta mucho para que lleguen los días más largos de primavera que nos devuelven nuestro buen humor. Todos tenemos momentos de abatimiento y tristeza. Sin ganas de hacer nada, incluso sin ningún placer por la comida… Si este período de  depresión no es pasajero y continúa puede influir en nuestros hábitos normales y en nuestra vida cotidiana.Y más aún,  durante todo el gris y largo  periodo invernal.

Falta de luminosidad, días cortos

Durante los días de primavera y verano, con los días llenos de luz y sol, nos sentimos más felices y más comunicativos. Por lo tanto,  la depresión invernal, no tiene que ver con el tiempo que hace. Sino con la cantidad de horas de  luz  y de la intensidad lumínica. En invierno la intensidad lumínica varia de entre 200 y 10.000 lux, cuando en verano puede fácilmente llegar hasta los 100.000 lux. Además en  invierno nos quedamos más a menudo en casa o en el trabajo, donde la luz artificial es de una intensidad todavía más baja, llegando sólo de 0 a 500 lux.

Síguenos en el Facebook de A.Vogel