A.Vogel Blog

inicio / consejos bienestar / reumatismo / dieta específica

Dieta específica

Algunos alimentos y un aumento de la toma de vitaminas y oligoelementos esenciales tienen un efecto beneficioso en caso de inflamación y reumatismo

Antioxidantes

En caso de inflamación, se producen radicales libres en grandes cantidades y pueden dañar el organismo (el cartílago, por ejemplo). El antídoto para neutralizarlos: los antioxidantes, especialmente la vitamina E, vitamina C y oligoelementos como el selenio y el zinc. Pero a menudo, los alimentos no son suficientes para cubrir la necesidad de antioxidantes de nuestro organismo. Un buen complemento vitamínico nos ayuda a resolver el problema.

La carne favorece la inflamación

Nuestra dieta tiene una influencia directa en los procesos inflamatorios y las afecciones reumáticas que se derivan. Los mediadores químicos que provocan la inflamación son producidos por el ácido araquidónico, un ácido graso poliinsaturado que produce nuestro organismo y que también contiene la carne que comemos.

Para bajar el índice de ácido araquidónico es aconsejable reducir el consumo de carne, embutidos y mantequilla, y limitarse a productos lácteos bajos en grasa.

Es aconsejable consumir huevos y pescado solo una o dos veces por semana. El pescado no está exento de ácido araquidónico, pero también contiene otros ácidos grasos como por ejemplo el omega 3, conocido por su acción antiinflamatoria.

Los aceites vegetales como los de las semillas de lino, soja y nuez contienen ácidos grasos sanos. Se ha demostrado que una dieta baja en ácido araquidónico y rica en omega 3 contribuye a una reducción significativa de las dolencias reumáticas. 

Algunas reglas alimenticias básicas

Fuentes de proteínas:

La leche semidesnatada, los productos lácteos bajos en grasa (queso, yogur, queso fresco, suero de leche) y los huevos son buenas fuentes de proteínas (dieta ovo-lacto-vegetariana). Carnes, pescados y embutidos consumidos con moderación (hasta 100g al día).
Evitar: las vísceras (hígado, riñón, cerebro, mollejas), las anchoas y las sardinas en aceite. También es aconsejable comer pescado y aves de corral sin piel, rica en purinas.

Frutas y verduras:

Las frutas y verduras son alimentos muy apreciados que se pueden consumir en grandes cantidades, con algunas excepciones.
Evitar: las legumbres (soja, guisantes, judías, lentejas) y las espinacas, con tasas de purinas relativamente altas.

Bebidas:

Es importante beber abundantemente: más de dos litros al día si es posible – sin incluir el agua que contienen los propios alimentos. Además de los jugos de fruta y agua mineral, también es posible una taza de té negro, café o Bambú A.Vogel.
Evitar: el alcohol. El lactato producido durante la eliminación del alcohol frena la evacuación del ácido úrico a través de los riñones y favorece las síntesis de este ácido en el interior del organismo.


Síguenos en el Facebook de A.Vogel