A.Vogel Blog

La planta medicinal que enseña las garras a los dolores reumáticos

La razón de que a una planta tan hermosa se le denomine “garra del diablo", se entiende solamente después de haber observado su fruto. Sin embargo, su verdadero valor y secreto se halla bajo tierra, ya que las raíces de esta planta medicinal son un medio enérgico contra los dolores reumáticos.

En medio del desierto, en la arena rojiza, brillan sorprendentemente unas grandes flores de color entre rosa claro y rojo púrpura, en forma de embudo con brotes verdes arrastrándose por el suelo. Una mirada a los frutos leñosos explica su llamativo nombre: la garra del diablo. Y es que con algo de fantasía se puede apreciar en el medio un rostro gesticulado. En esta planta, las largas excrecencias están armadas con garras espinosas que proporcionan una forma sofisticada de propagación, ya que se pueden enganchar a la piel de los animales o se pueden enterrar en la parte blanda de sus pezuñas, para seguir siendo transportadas.

La subterránea garra del diablo (Harpagophytum procumbens), de la familia de las Pedaleaceae (la misma que el sésamo) puede parecer insignificante; no obstante, tiene unas propiedades impresionantes.Esta planta forma una larga raíz almacenadora de tubérculos, la raíz primaria, que se acompaña de numerosos tubérculos secundarios.

En estos órganos con forma de nabos están contenidas las sustancias  que hacen que la garra de diablo sea tan valiosa a nivel médico. Sin embargo sólo se utilizan los tubérculos secundarios cortados y desecados, que pueden pesar más de 400 gramos. Así, la planta puede formar la nueva base de almacenamiento sin que sea dañada.

El desierto es su hogar

Esta maravillosa planta es nativa del Kalahari, una enorme piscina de más de un millón de kilómetros cuadrados, llena de arena roja en polvo. La parte central de este desierto se extiende desde las sabanas abiertas de acacias. En verano las temperaturas dominantes son de 40°C o más. Los meses de invierno pueden ser fríos, especialmente de noche, y llueve muy poco. Más del 80% de las precipitaciones se producen en verano, de octubre a abril, pero nunca es seguro cuándo y dónde lloverá. En un año seco pueden reunirse en estos siete meses sólo 100 milímetros de lluvia, en un año húmedo pueden llover hasta 200 mm sólo en diciembre...y en caso de grandes lluvias en corto tiempo, el desierto se transforma, en una noche, en un oasis verde con flores de colores.

Una planta con historia

Alfred Vogel también aprendió las propiedades y el poder curativo de esta interesante planta en sus viajes al desierto de Kalahari y Namibia. En su revista Noticias de Salud apuntó que “naturalmente he utilizado la garra del diablo en mis afecciones de salud durante mi estancia en el trópico".En los tiempos actuales ha sido el médico y botánico Dr. Nigel Gericke quien ha investigado particularmente esta planta. Es especialista en etnobotánica y es coautor de varios libros sobre plantas medicinales sudafricanas.

Síguenos en el Facebook de A.Vogel