A.Vogel Blog

inicio / consejos bienestar / Salud y nutrición, principios para una alimentación sana

Salud y nutrición van de la mano

Los diez principios de A.Vogel para una alimentación sana

"La ignorancia y el desatino frente a las necesidades de nuestro cuerpo están implicadas en más del 80% de nuestras enfermedades. Y no es ni la fe en la medicina ni la medicina en ella misma que pueden devolvernos la salud cuando estamos enfermos: debemos volver a un modo de vida natural. La mayoría de nuestras enfermedades son debidas a un modo de vida y a una alimentación contra natura". Frases extraídas del libro de Alfred Vogel "Die Nahrung als Heilfaktor",1935


Este pionero de la naturopatía estaba convencido que vivir en armonía con la naturaleza es también alimentarse de la forma más sana y natural posible. Cuando uno se alimenta únicamente de alimentos naturales, no debe preocuparse por si está tomando o no suficientes vitaminas. A Alfred Vogel le gustaba decir que la naturaleza nos proporciona todo aquello que necesitamos para la salud de nuestro espíritu y de nuestro cuerpo.

Los diez principios de Alfred Vogel para una alimentación sana,que siguió al largo de su vida, son:

1. Eres lo que comes. Comer debe ser agradable y servir a la salud. Los alimentos deben proceder de agricultura biológica y ser lo más frescos y naturales posibles: serán sabrosos y buenos para la salud.

2. Aliméntarse siempre de los productos más naturales, de los más ricos en fibras, en vitaminas y en minerales. Las grasas son aconsejables en forma de aceites vegetales y en pescados, que contienen ácidos grasos omega.

3. Comer lentamente y masticar bien (un alimento bien masticado está ya medio digerido). Por la noche comer "ligero", platos a base de hortalizas, ensaladas y fruta fresca.

4. Es necesario cocinar alimentos frescos y prepararlos de una manera que preserven las sustancias vitales para el organismo (por ejemplo no freírlos en aceite). Los alimentos no deberían recalentarse. Evitar platos preparados o pre-cocinados, y si no es posible, examinar bien el valor en vitaminas y minerales, y son preferibles los alimentos congelados a los enlatados.

5. Acostumbrarse a pasear después de las comidas. Se oxigenará y digerirá mejor.

6. Ayunar de vez en cuando por lo menos un día. Las curas de un día de jugos, de fruta, de chocroutte o de arroz son beneficiosas para el intestino. Hágalo regularmente.

7. Reducir el consumo de café y alcohol. Renunciar al tabaco. Estas sustancias irritan órganos como el estómago y el intestino.

8. Preparar las comidas con finas hierbas, germinados, brotes, ajo, jugo de limón. Hacer que cada comida, aunque sea frugal, sea una fiesta.

9. Comer siempre moderadamente, ya que como indicaba el mismo Alfred Vogel, cuando uno se nutre con alimentos completos, puede comerse de un 40 a un 50% menos, alimentándose mejor.

10. El mismo Alfred Vogel era esencialmente vegetariano y comía una dieta completa, natural y básica a base de muchas verduras crudas. Alfred Vogel expuso sus reflexiones sobre la alimentación sana en diversos momentos de su vida y en diferentes publicaciones: en su libro "Die Nahrung als Heilfaktor" (La alimentación como factor de la curación, 1935), en su obra maestra "El pequeño Doctor" (1952) y en su libro "The Leber" (El hígado, 1960).

Síguenos en el Facebook de A.Vogel