A.Vogel Blog

La gota

Los problemas del metabolismo se acompañan de afecciones reumáticas

La gota afecta al aparato locomotor y sobreviene por crisis. Se trata de un problema del metabolismo de las purinas, moléculas que se transforman en ácido úrico y que son eliminadas por los riñones. Si el ácido úrico es eliminado en pequeñas cantidades o producido en demasía, sus cristales (uratos) se depositan a nivel de las articulaciones y de los tejidos, modificando los cartílagos y deformando las articulaciones. Los medicamentos sintéticos o a base de plantas, así como medidas dietéticas, permiten frenar la gota.

Síntomas: articulaciones hinchadas y muy dolorosas

Las crisis agudas de gota causan fuertes dolores y se producen a menudo por la noche. Suele afectar a una sola articulación, como la base del dedo gordo del pie o del pulgar. La zona afectada cambia de color, se inflama y duele al mínimo contacto.

Articulación del dedo gordo del pie afectada de gota

Causas de la gota

En el 95% de los casos la gota es causada por una disfunción de los riñones, a veces debida a una diabetes, una tasa de glicemia demasiado elevada puede perjudicar el buen funcionamiento de los riñones a largo plazo. También favorece la gota un consumo excesivo de alcohol. La cerveza está considerada particularmente nociva ya que los residuos de levadura contienen purinas que se transforman en ácido úrico.

Posibles complicaciones de la gota

Si la gota no es tratada correctamente, los cristales de ácido úrico (uratos) se depositan en los diversos tejidos y articulaciones periféricos, como por ejemplo, en las bolsas serosas, las articulaciones, los tendones y el cartílago de las orejas, así como debajo de la piel. El cartílago se altera y acaba deformándose. Otra complicación a tener muy en cuenta: la gota puede perjudicar a los riñones y provocar una insuficiencia renal.

Tratamiento de la gota

Generalmente se prescriben medicamentos sintéticos. Después de una crisis de gota aguda, los uricosúricos estimulan la eliminación del ácido úrico mientras que los uricostáticos frenan su formación. Los remedios naturales y medidas dietéticas pueden completar de forma eficaz el tratamiento.

Los consejos de A.Vogel:

  • Primeros cuidados en caso de crisis de gota aguda: refrescar la zona afectada. Puede aplicarse raíces de consuelda o friccionar con gel de árnica.
  • Los beneficios del baño: realizar un baño de agua termal y de turba, un baño de flores de heno o un baño de avena.
  • Adecuar la alimentación: evitar alimentos que contengan purinas, en particular, carnes, legumbres secas y la cerveza. Puede tener un efecto benéfico una cura de arroz integral.
  • Para calmar el dolor articular: el extracto de raíz de harpagofito, como coadyuvante a base de plantas medicinales. Más información sobre la garra del diablo>>
  • En caso de afecciones musculares, se aconseja un preparado tópico a base de flores frescas de árnica montana. Más información sobre el árnica montana>>
Síguenos en el Facebook de A.Vogel